Taller de escritura del maestro Javier Miranda

El taller de escritura del maestro Javier Miranda Luque es todo un éxito. Empezamos en 2020 con la tercera generación que sigue produciendo textos de gran calidad. Publicamos a continuación un texto de la alumna Regina Magaña, los invitamos cordialmente  a leerla.

About me

Antichrist

Hace mucho tiempo escribí una canción que cuestionaba mi fe, pero al mismo tiempo me confirmaba como ateo. Vomité todas mis dudas sobre un pedazo de papel de porro que eventualmente se convertiría en el himno para muchos jóvenes como yo.

Es curioso, que por eso sea Dios el único pensamiento que invada mi mente mientras corro por mi vida. El bosque se extiende, eterno, y las copas de los árboles se ciernen sobre mí como las garras de mi padre, ahora ausente, luego de enterarse que me había escapado de casa. Ramas que se bifurcan, me agarran por las extremidades con una fuerza demoniaca, rasgan mi piel y escarban en busca de confesiones hasta lo más profundo de mi médula. El líquido sinovial, la sangre que emanan las heridas pulsantes y las lágrimas que dejan surcos profundos en la suciedad como las goteras de mi antigua casa en Manchester, se mezclan y crean un asqueroso brebaje que baña mi cuerpo.

Soy todo líquido, demasiado líquido aunque a veces me gustaría ser más duro para anteponerme a estos tsunamis de depresión que me ahogan constantemente.

Yo no escogí esta batalla, Dios, ¿Por qué decidirías escogerla por mí?

Pero no tengo respuesta, nunca la tengo, y me conformo con correr en un silencio polar únicamente interrumpido por mi jadeos (¿o estoy cantando?) lunáticos.

¿De quién corro, exactamente?

¿De mí?

Todos corremos de algo, había dicho George luego de haber criticado mi idea de poner esa frase en nuestro nuevo álbum.

Pero no todos corremos de lo mismo, había dicho yo.

Sí, pero nadie corre lo suficientemente rápido y eventualmente aquello de lo que corremos nos atrapa.

Antes era un A T E O, ahora no soy más que un ateo, pero a veces me gustaría tener la fuerza (o la falta de esta), para confiarle mi destino a alguien más. De ser así, quizá no hubiese cometido tantos errores. O quizá sí, pero no me hubiese podido culpar luego.

No sé cómo mis piernas no se han agotado, como mis pies no se han quebrado como la hojarasca, las ramas húmedas, los bloques de tierra. Un jadeo desolado, casi moribundo, es lo último que escucho antes de cerrar los ojos.

Siempre quiero morir a veces.

Y quizá ese a veces es hoy.

Give yourself a try

Pero al abrir los ojos me doy cuenta que ese a veces no llega y que probablemente no llegará nunca, no importa cuanta leche1 decida meterme.

Y siempre despierto de la misma manera: vacío, con una maleta llena de ansiedad adolescente a mi costado (tengo 30 años, ¿pero quién los cuenta?) y con una sensación de querer vomitarlo todo. Así que lo hago, sobre el piso marmolado de aquella habitación de hotel. Ya me preocuparé por dejar una buena propina en nombre de la banda. No quiero que nos expulsen de este país, por culpa mía, también. Ruedo a un costado, pero no veo a la prostituta que llamé anoche, y me pidió que la llamara como quisiera así que la llamé Eileen, que dejo que le describiera, sin interrumpirme, el sentimiento de conducir a máxima velocidad por un túnel que no muestra salida, con las ventanillas bajas, las cabezas fuera, balbuceando incoherencias sobre un futuro que no nos pertenece, al ritmo de corazones como bocinas.

George, Adam, Ross, yo.

Beber. Caer. Arrojar.

Más letras de canciones que nunca escribiré.

Los focos fluorescentes que zumban sobre nosotros, cazamos las líneas blancas, líneas que se empapan con sangre, sangre que emana de nuestras narices, narices que han perdido sensibilidad, sensibilidad que carecen nuestras platicas, platicas que dicen todo sin decir nada, nada que temer.

Cabezas. Carros. Repetir.

Pero el sabor en mi boca me dice que es probable que me haya dado un ataque de llanto, haya caído rendido y ella haya decidido irse antes de que yo despertara. Ni siquiera hago un esfuerzo por chequear mi cartera. 100 euros más, cien euros menos. ¿Acaso importa? No harán que me sienta más completo.

Por lo menos, no siento tanto frio. Y tengo ropa. Y sigo calzado. Pero…estos tajos en mis brazos… Me incorporo sobre mis codos y el movimiento me crea una jaqueca de la puta madre, pero alcanzo a divisar una cuchilla de navaja, que parece reírse de mí, en el lavabo. Me dejo caer sobre el colchón y admiro mis brazos amoratados y flagelados bajo una luz inexistente. Si yo fuera Eileen, también me hubiera ido. La habitación tiene ropa mía desperdigada, hay un intenso aroma a chocolate2 que impregna las sabanas, mi pelo, el aire estancado que también apesta a algo más intenso.

¿A esto huele la depresión?

Inhalo fuertemente; todo sabe a lo mismo en la oscuridad.

Algo tendré que hacer para evitar que George huela esta miseria. Si tan solo pudiera levantarme…Así que opto por arrastrar mi cuerpo por los bordes de la cama, me tiro al suelo de la forma más dramática que puedo. Un par de moretones más, un par de moretones menos. ¿Qué más da? Batallo con lo que debería ser yo hasta la ventana. George estaría avergonzado. Dos meses en rehabilitación intensiva, ¿para qué? ¿Para mandarlos a la mierda, junto con esta canción sentimental que compongo de forma obsesiva sin poder controlar? No me siento ni más feliz, ni más realizado, ni más…

Pero la sonrisa de George… Tan solo espero que una mentira más no lo mate. Los amigos no mienten, ¿no es eso lo que solíamos decir? Pero también solíamos soñar con los ojos abiertos, a veces a causa de los efectos secundarios de las drogas, en su mayoría por el brillo de nuestra imaginación, acostados los cuatro en el tapete persa de la madre de Adam. Pensábamos en llenarnos de mujeres, de dinero, cuatro carros por cabeza aparcados en nuestras mansiones en algún paraíso tropical. Aunque si algo le diría a mi versión más joven, sería que no se colgara de las ilusiones, y que en cambio se preparara para gastar cantidades obscenas de dinero en una adicción, en una pelea, de la que no saldría nunca entero.

Deja de llamarla pelea cuando sabes que es una guerra.

Aprenderás un par de cosas a mi edad, como que el usar las caras de otras personas como un espejo para tu personalidad no es la mejor de las ideas y que te tomará un tiempo reconocer que no renunciarás de nuevo.

¿No te darás una oportunidad?

Aunque estés negro, azul y boca abajo, sigues estando allí, en algún lado.

Bendito sea el día que conociste a esa mujer, Matthew.

The ballad of me and my brain

¿Sabes quién es Matthew Healy?

¿El quién?

Ah, ¡sí! ¡Es el cantante emo de esta banda todavía más emo! The 1975, ¿puede ser?

Ugh, ni me digas. Me solía gustar mucho su música, pero después de su numerito “progresista” en el concierto en Arabia Saudita he perdido muchísimo respeto por él. ¿En qué estaba pensando? Claramente en nada, malditos niños blancos privilegiados…

Espera, ¿no es ese el dude que salió en el video en el que se pone un chaleco bomba y se vuela las entrañas? Que de mal gusto, joder, ¡si él también es de Manchester!

De su música sé muy poco, en cambio, de sus constantes idas y venidas a la rehabilitación… Esos chismes se venden como pan caliente, ya te digo.

La verdad que me gustaban muchos sus primeros álbumes, pero los últimos que ha sacado… son un poco pretenciosos, ¿no te parece? Es fácil quejarse de lo mucho que apesta la sociedad actual, la tecnología y el calentamiento global cuando tú ves todos estos problemas sentado desde un trono de oro. Mejor se hubiera quedado haciendo música sobre drogas.

¿Quién?

Claro que lo conozco, es un chulo de mierda. ¿Has visto como se da palmaditas en la espalda cada que habla de su música? No me sorprendería que se excitara con cada canción que escribe. ¿Has escuchado sus canciones, además? Son de lo peor.

Es un odioso, un muchacho sin imaginación y con poco talento. No puedo creer que haya gente que siga escuchando música como esta.

Y tú, ¿sabes quién es Matthew Healy?

A veces me gustaría decir que sí, pero luego, al verme en el espejo, me cuesta reconocerme.

Y bueno, creo que me he vuelto loco

¿No es eso tan triste?

Y qué pena que hayas perdido un cerebro que nunca tuviste

Olvida mi cerebro, recuerda mi nombre

Sincerity is scary

Solo a mí se me ocurre ponerme manga corta luego de haberme tajado los brazos. Y ni manera de culpar al frío como excusa para protegerme de las miradas intrusivas; el vagón hierve. Subo mis piernas al asiento y las cruzo. Con los jeans así, ligeramente subidos, no es difícil notar mis calcetines amarillos de la suerte, que acaricio sin pensar.

Pero al pensar en no pensar pienso y caigo en un remolino de lisuras que me culpan por haber cedido a la presión de este vacío, de esta nada y este todo que es la ansiedad.

Pero otra parte de mí me reclama por no haber escogido unos cortes mucho más…

Vaya, ya no educan a los famosos como antes.

Exclama una muchacha que no conozco, pero que me es extrañamente familiar antes de sentarse en la butaca frente mía.

¿Y tú eres?

Hotaru—La chica se encoge de hombros y deja relucir una coqueta sonrisa de lado. Tiene este tipo de belleza que no es particularmente llamativa, pero hay algo en ella que la hace lucir distinta. No se si es la forma tan intensa que tiene de leer mi alma, o los mechones de cabello que parecen revolotear alrededor de su rostro, o la forma en la que es tan consciente de sus inseguridades que se muestra segura…

Disculpa, no te conozco.

Pero yo a ti sí, Matty.

¿Matty? Soy Matthew. Nadie me llama así.

Como digas. Es solo que me parece raro que ahora te cambies el nombre cuando llevas una década pidiéndole a tus fans y entrevistadores que te llamen por él.

¿Qué?

¿Me equivoco? Porque así te llamaba tú madre antes de que decidieras escapar de casa. La culpa te había carcomido y por eso habías decidió readoptar el apodo. Como una disculpa.

¿Qué? Eso no es verdad. Me llevo de puta madre con mi madre. Y todas las veces que he escapado de casa no han sido más que un par de horas para irme a tocar. ¿De dónde sacaste eso?

La chica frunce el ceño y unos hoyuelos se posan en su frente—. De tu fanfiction, por supuesto.

¿Mi qué?

No te hagas—la chica toquetea un par de teclas en su celular y luego me lo muestra. Reflejada en la pantalla, se muestra la portada de una historia que se titula “Me3”. Hay un chico, que se ve como yo pero se ve distinto, mucho más feliz, la sonrisa en su rostro también se refleja en sus ojos, se ve joven, vivo.

El peso de las palabras digitales cala hasta lo más profundo de mi silencio.

¿De dónde sacaste eso?

Lo publicaste en internet hace un par de años.

Yo…Yo no publiqué eso.

Entonces, ¿quién?

No lo sé, pero nada de lo que estás leyendo allí es real.

¿Por qué no? Lo publicaste tú, justamente con el título de “basado en hechos reales”.

Te digo que no, fue un ejercicio de la rehabilitación. Teníamos que escribir una historia de nuestra vida en un universo paralelo. Obviamente tenía que basarse en algunos elementos de nuestra vida personal, pero teníamos que modificarla de tal manera que se convirtiera en la meta por la cual sanar. No sé cómo pudo ser publicado, era un ejercicio privado, era…

El metro se detiene, gente sube y baja, la chica abre las piernas de tal manera que nadie se siente a su costado. Jueputa.

¿Y se supone que yo te voy a creer por qué…?

Porque es la verdad.

La verdad es tan relativa, como tu fluidez sexual cada mañana.

La miro con los ojos entornados.

¿No lo recuerdas? Es el capítulo donde George y tú se dan su primer beso.

Me atraganto con mi saliva. Lo que me faltaba, que además de emo me tachen de gay. Putas etiquetas. ¿Acaso te convierte en gay comerte a uno o a un par de tíos?

¿El primero?

Sí, ocurre en la penúltima fiesta de despedida del instituto, donde George y tú están en una habitación discutiendo porque él encontró marihuana en tu habitación, marihuana que él mismo había estado distribuyendo por la escuela.

¿Y eso conlleva a que nos besemos?

Sí, porque quieres que se olvide que está molesto contigo.

Si fueras tan atenta a los detalles y a la “realidad” te darías cuenta que George no es gay.

Pero tú sí. Y esta es tu historia.

Ruedo los ojos.

No estaba muy bien cuando la escribí.

Entonces, ¿me estás diciendo que no quieres ser escritor, que el sombrero de conejo no fue un regalo especial de George ni que empezaste a robar las drogas que George traficaba en la escuela como un mecanismo de supervivencia a la horrible separación de tus padres?

Para nada. Odio escribir, no tengo la paciencia, los regalos especiales que me deja George son usualmente cagadas en el baño que se ha olvidado de jalar, y las drogas las empecé a tomar porque en los eventos sociales de mis padres había mucha gente influyente que lo hacía y me parecía extremadamente cool.

La chica asiente, pero en sus ojos se nota que no me ve de la misma manera.

Vaya, ¿Qué haré con tantas mientras?

Intento tocarla pero retiro la mano la mano antes de hacerlo—. Ya deberías saber que lo que te venden los artistas no son realidades.

La diferencia entre otros artistas y tú, Matty, es que tú escribes desde y con el corazón.

Tú solo me ves cómo me quieres ver. Y el pedestal en el que me pusiste es un poco alto. ¿Acaso no me miras ahora, como soy? Con esta cara, con esta tristeza. Mira mis brazos. ¿Me ves realmente?

Falling for you

De alguna manera, el final de la historia me deja con una sensación que solo había experimentado con ciertas sustancias. Un sentimiento familiar pero tan ajeno, de necesitar más y no poder detenerse, de la euforia tras pasar las páginas digitales, la oxitocina que circula unos ojos que laten con la luz azul. Desde la rehabilitación no leía tanto, y eso que allí tenía tiempo de sobra.

Releo el final, dos, tres veces. La aventura de Matty ha terminado, pero a la vez se siente extremadamente incompleta. ¿Alguna vez llegaré a saber sobre la relación con sus padres? ¿Con George? ¿Sus planes al terminar la escuela? Dejo mi celular sobre la cama y me levanto en busca de las típicas libretas que regalan los hoteles. La encuentro finalmente debajo de un montón de filtros sin usar. La boca se me hace agua al imaginarme fumando un porro, pero me contengo antes de que mi sistema nervioso simpático los agarre como acto reflejo: Si Matty logró cambiar, ¿por qué yo no? Así que me arrojo a la cama y comienzo a escribir. Mi letra sale dispareja, temblorosa, casi tímida. Pero continúo llenando la libreta de garabatos que solo para mí tienen sentido. Matty probablemente se hubiera graduado de la escuela, quizá con notas algo lamentables y con varios reportes de profes quejándose de su carácter, pero también se hubiera inscrito al club de periodismo y se hubiera hecho amigo de la coordinadora, una mujer con el rostro sacado de una revista, que le hubiera ayudado a escribir su carta de recomendación. Sin embargo, Matty habría terminado por quedarse en la facultad de literatura, que le permitiría tomarse más libertades a la hora de escribir. Si Matty hubiera seguido la escuela, no hubiera formado Drive like a do, B I G S L E E P, no se hubiera hecho adicto a las drogas y no hubiera tenido que trabajar en el chino para poder pagarse el nuevo hobby. Probablemente hubiera escrito una novela de literatura vacacional, porque se hubiera dado cuenta que sus compañeros se estaban tomando la carrera demasiado en serio y se habían olvidado de la razón por la que todos habíamos empezado en primer lugar: Para exponer nuestras verdades a través a través de combinaciones de 27 letras. Me vestiría de formas ordinarias, pero a su vez cómodas, para aguantar las amanecidas hasta terminar de escribir un capitulo; tendría menos tiempo para pensar pero más para escribir. Me graduaría de la licenciatura con una novela publicada por mis propios medios; una historia sobre Matthew. Haría una cantidad modesta de dinero, que me permitiría comprarme un piso en Madrid con mi novia, una muchacha que habría estado haciendo un erasmus en la universidad y habría tenido el placer de conocer en una fiesta organizada por la residencia. Ella se habría dedicado a escribir artículos de justicia social en Latinoamérica, especialmente sobre su país natal, Perú. Yo seguiría probando suerte con mis novelas, escribiría sobre mis pocos recuerdos de George, Adam, Ross, del túnel, las drogas, las prostitutas, y me inventaría mundos en donde todo esto existiese. Empezaría con clases de español, que se me daría para el culo, para poder impresionar a la familia de la futura señora Healy en nuestra boda en la pequeña capilla (porque ella se habría encargado de hacerme recuperar mi fe perdida) en Alcalá de Henares, luego de que Cervantes se convirtiera en mi ídolo literario. Me la hubiera llevado a San Sebastián y hubiéramos cogido frente al borde del mar, sin llorar, hasta que se escribieran canciones de la luna y de nosotros. En esta realidad sí me gustarían los niños y nosotros tendríamos tres, nos hubiésemos tenido que mudar a una casa más grande a las afueras de la capital, con un jardín que la señora Healy se hubiera encargado de cuidar en su tiempo libre y un perro que nunca dejaría de mover la cola. Me hubiese tocado ganarme la vida como escritor negro y como taxista de Uber a medio tiempo. Pero al llegar a casa y ver a mis polluelos y besar al amor de mi vida me daría cuenta que todo habría valido la pena. Y viviríamos una vida ordinaria, con algunas carencias (sin viajes a países exóticos ni ropa de diseñador), pero sería una vida completa, acompañada, feliz. Buscaríamos el placer en las pequeñas cosas. Y en ese momento, todo estaría bien.

Robbers

Pero al terminar de escribir mi versión de mi fanfiction me doy cuenta que no importa cuánto escriba, jamás podré salvarme. He perdido mi cerebro y no sé dónde encontrarlo. ¿Lo has visto? He buscado mis recuerdos por todas partes pero no parezco reconocer si son los míos propios o los de Matthew. Matty. Así que corro nuevamente por el bosque oscuro, casi negro, de hojas perenes, pero esta vez sé de qué huyo. Tengo tatuajes en mi piel desnuda pero no sé si son míos. Tengo delineador en los ojos pero no sé si me lo puse yo. Tengo el cuerpo cubierto de moretones y tajos pero no sé cómo me los hice. Solo de una cosa estoy seguro, o creo estarlo, y es a esa realidad a la que me aferro como uñas pintadas y dientes torcidos. Mi nombre es lo único que me pertenece. Soy Matthew Healy; probablemente hayas leído sobre mí.

1 Cocaína

2 Marihuana

3 Yo, en inglés

Rock en tu idioma y viaje musical (rock de los 80’s)

rock en tu idioma spanisch stuttgart

El rock en tu idioma nace de la necesidad de expresarse musicalmente en la lengua materna ante la presencia monopólica de un solo idioma: el inglés. A los amantes del rock nos gusta el beat; los acordes de poder; los efectos como el chorus, reverb y delay; y los solos de guitarra, entre muchos otros. Sin embargo, nuestro talón de aquiles ha sido comprender la letra de las canciones en la lengua de Shakespeare. Hay que reconocer que el inglés, con sus palabras cortas y contracciones, se adapta tan bien al ritmo del rock, que nos importa un comino si no entendemos absolutamente nada de lo que escuchamos.

Para nuestra fortuna, en la década de los 80, surgió en el mundo hispano esa necesidad de expresarse en castellano. No fue algo que haya llegado de golpe, más bien fue una convergencia paulatina de factores como el surgimiento de bandas pioneras (p.ej. movida madrileña), músicos visionarios (p.ej. Miguel Ríos) y discográficas impulsoras (p.ej. BMG Ariola). Como ya es típico de nuestros países, muchas veces nos ignoramos a nosotros mismos, y esto sucedió también en el ámbito musical de aquella época. El cantante granadino Miguel Ríos se dio cuenta de ello durante sus viajes por el continente, y decidió organizar los encuentros de rock latinomericano que nutrió el naciente moviemiento de rock en tu idioma.

Este verano se nos ha ocurrido comenzar a hacer un viaje musical para mostrarles las bandas de rock de cada país hispanoparlante durante esta época de los 80’s; comenzando por España, saltando a Argentina y subiendo hasta México. Hay países que son una potencia en este género musical, como los anteriormente mencionados, en donde existieron una cantidad considerable de bandas y será difícil seleccionar una representativa; pero también habrá casos, particularmente en los países más pequeños, en donde será difícil encontrar bandas internacionalmente conocidas… pero esta incertidumbre es precisamente lo que hace interesante este viaje musical. Evidentemente la selección será muy subjetiva, al estilo Hola Spanischschule, pero ustedes serán los jueces y ya nos dirán si hemos hecho una buena o mala selección.

Ahora bien, para introducir este viaje, le damos honor a quien honor merece. El honor se lo damos a Miguel Ríos, por haber organizado los encuentros de rock latinoamericano, que con su música transgeneracional es escuchado tanto por los padres como por los hijos. Les dejamos esta canción muy popular, Santa Lucía, esperando que la disfruten.

¡Cántala!

ojalá silvio rodríguez

Ojalá que hoy sea un día soleado, y como lo es, se presta para escuchar una buena canción de trova o música de protesta. Nuestra selección de hoy es una canción llamada Ojalá; compuesta por el famoso trovador cubano Silvio Rodriguez. La palabra proviene del árabe  law sha’a Allah; que significa «si Alá quisiera». Es una interjección empleada para expresar un deseo de realización posible o hipotético. Ya hemos discutido en nuestras reuniones culturales sobre la influencia árabe en el español.

Después de este breviario cultural, retomamos el meollo del tema que es hablar sobre esta canción compuesta por Silvio en 1969. Es una de las canciones más conocidas del trovador, y ha sido interpretada por diversos artistas en todo el mundo. Sobre la letra de esta canción ha existido una gran controversia, y al paso del tiempo se han desarrollado diversas hipótesis sobre su interpretación lírica. La más famosa es la versión de que fue dedicada a Fidel Castro y su gobierno en la isla luego de la revolución cubana; otra hipótesis sugiere que fue dedicada a Chile, que por ese entonces vivía la represión del dictador Pinochet; o que simplemente era una de las tantas obras de Silvio que contenía mensajes abstractos de su propia inspiración. Sin embargo, el propio Silvio se ha encargado de revelar que está dedicada a una tal Emilia, su primer amor:

«Ojalá yo la compuse a una mujer que fue, podríamos decir, mi primer amor. Fue un amor que tuve cuando estuve en el ejército, haciendo mi servicio militar. La conocí cuando tenía 18 años, fue mi primer amor importante en el sentido de que fue el primer amor que me enseñó cosas. Era una muchacha mucho más evolucionada que yo, mucho más inteligente, más culta. Me enseñó, por ejemplo, a César Vallejo. Después nos tuvimos que separar, estaba estudiando medicina y en fin, no le cuadró. No sé por qué estudió medicina, cosa loca de ella, en realidad siempre fue de letras. Después estudió letras, se fue a su pueblo Camagüey, a estudiar eso y yo me quedé solo aquí en la La Habana, totalmente desolado. Pasaron los años y el recuerdo de aquel amor tan bonito, tan productivo, tan útil (ojo, no confundir con utilitario), enriquecedor, de aporte a uno… pues, estaba obsesionado yo con esa idea. Y porque fue un amor frustrado, tronchado por las circunstancias, por la vida, no fue una cosa que se agotara, pues se me quedó un poco como un fantasma y por eso compuse esta canción en un momento quizás de delirio, de arrebato, de sentimiento un poco desmesurado: ojalá esto, ojalá lo otro…»

Esta magnífica canción ha sido constantemente analizada, y algo en lo que muchos autores concuerdan es en la maestría técnica que usó Silvio al componerla; de hecho para tocarla hay que modificar la entonación de una de las cuerdas de la guitarra. Ojalá es una de esas canciones que se prestan para cavilar pensando en el ser amado, para disfrutar de una velada romántica, o para escucharla en un café de la plaza principal de un pueblo mágico, entre otras opciones. En fin, escúchenla en la situación que más les apetezca, pero como dice Silvio Rodríguez en este video: ¡cantan!

El Candombe: expresión cultural africana en América Latina

candombe spanisch lernen

“Con mucho amor candombea el negro José, amigo negro José”. Así va una canción muy popular en América Latina llamada El negro José. Muchos fanáticos del fútbol la conocen muy bien, porque es común usar el ritmo de esta canción modificando la letra al gusto de los seguidores de cada equipo. El objetivo de este post no es hablar sobre canciones de fútbol, sino del candombe. Les citamos un bonito párrafo de Armando Olveira Ramos como introducción al candombe:

El Candombe identifica al Uruguay como el samba a Brasil; la rumba, el chachachá y el son a Cuba; la bomba y la plena a Puerto Rico; el merengue y la bachata a la República Dominicana. Estas cadencias africanas basadas en la percusión fueron traídas a tierras de América Latina y el Caribe desde el siglo XVII por mujeres y hombres arrancados de reinos ancestrales: Yoruba de Nigeria, Bantú del Congo y Angola, Ewe–Fon y Ashanti de Dahomey y Mali o Mandinga de Sudán.

Ésta es una ejecución callejera de candombe

Por lo tanto, ya se han de imaginar que el candombe lleva intrínseco una añoranza por la tierra y la libertad; y a la vez un dolor por lo ajeno y la esclavitud. El contexto histórico de sus inicios va más a menos así: A mediados del siglo XVIII llegan a la ciudad de Montevideo numerosos africanos traídos como esclavos en los barcos españoles para sustituir a la mano de obra indígena (cuyo número normalmente menguaba por las extremas condiciones de trabajo y las enfermedades desconocidas que trajeron consigo los españoles). Estos hombres y mujeres provenían de diferentes etnias y regiones de África, según un texto de Rubén Carámbula, “el papel decisivo en la gestación del candombe correspondió a los congos, pero pronto las otras ‘naciones’ se fueron sumando al ritual, de esa manera el vocablo se generalizo hasta englobar a casi todas las danzas de los negros, incluso las carnavalescas.”

¿Cómo se fabrican los tambores del candombe?

Antiguamente, los tambores se construían con barricas de madera que se utilizaban para envasar diferentes productos alimenticios. A estas barricas se les removía la tapa superior para remplazarla con un parche de cuero animal (sujetado con tachuelas) que se percutía tanto con la mano como con un palo. Con el paso del tiempo se comenzaron a fabricar de una manera más elaborada modificando la forma mediante el uso de aros metálicos de diferentes diámetros que moldeaban la curvatura de las duelas de madera.

¿Cuál es la diferencia entre los distintos tambores?

El tambor del candombe es de tres tipos diferentes: chico, repique y piano. Los tres tienen diferente diámetro de boca y grosor de lonja (parche de cuero animal) que les dan diferente timbre. En la siguiente imagen se pueden ver los tres tambores con una escala métrica en la parte inferior para darse una idea de sus proporciones reales.

tambores_candombe
(Fuente: Luis Ferreira, 2008)

 

“El tambor chico es el de menor tamaño y lonja más fina;  realiza un toque sostenido constituyendo la clave rítmica y métrica en la ejecución. El repique es de mayor tamaño que el chico y de longa un poco más gruesa; agrega improvisaciones a su ritmo básico y controla la velocidad y la polirritmia. A ellos se suma el piano, que es el tambor de mayor tamaño y lonja más gruesa; ejecuta un ritmo base junto al chico, además de algún repicado y escapadas en forma sostenida. El palo o clave es percutido contra la caja de resonancia del tambor que alterna con un golpe a la lonja. A pesar de los tensores de los que disponen algunos tambores, el templar a fuego contribuye a que se mantenga la tensión en los tambores de lonja y por lo tanto su correcta afinación” (fuente: Beatriz González).

Les invitamos a ver este documental para que se familiaricen con el acento uruguayo y la historia del candombe: en momentos alegre… y en otros triste.

 

 

 

La polémica presentación de la primera canción en español nominada al premio Oscar

Uno de los más grandes cantautores latinos, Jorge Drexler fue víctima de un polémico trato por parte de la Academia de los premios Oscar en el año 2004. El hermoso tema “Al otro lado del río” hizo historia al convertirse en la primera canción en español en ser nominada y ganar el premio Oscar en la categoría de mejor tema musical. La canción del uruguayo fue el tema musical de la película “Diarios de motocicleta”.

Los organizadores decidieron no permitir a Jorge Drexler interpretar su propio tema durante la ceremonia de entrega de los premios Oscar, debido a que en esos años era considerado un cantante muy poco conocido, por lo tanto la tarea le fue encomendada al famosísimo Antonio Banderas en compañia musical del gutarrista Carlos Santana.

Al momento de recibir el premio Oscar de manos del cantante Prince, Jorge Drexler decidió hacer un acto de protesta en la ceremonia y en lugar de dar un discurso de agradecimiento decidió interpretar un fragmento de su canción a capela.

Algunos medios de la farándula dijeron que entre Jorge Drexler y Antonio Banderas hubo conflictos debido a esta decisión, pero todo se desmintió. Antonio Banderas interpretó la canción con mucho respeto y fue presentado por la actriz mexicana Salma Hayek quien tradujo la letra de la canción al inglés para que el público angloparlante pudiera entenderla y apreciarla.

Jorge Drexler es uno de los grandes talentos musicales de Latinoamérica. Nació en Montevideo en 1964. Después de sus estudios en medicina y de ejercer esta profesión por un tiempo, decidió dedicarse a su gran pasión, la música.

Los invitamos a ver el momento preciso de la presentación en el siguiente link Salma Hayek presenta a Antonio Banderas y Carlos Santana y a escuchar la canción interpretada por su autor.

 

 

Cantautor: cantante y autor.

Encomendar: dar una tarea a una persona.

Interpretar: cantar una canción o tocar un tema musical.

A capela: cantar sin instrumentos musicales.

Desmentir: demostrar que un hecho es falso.

Farándula: profesión de quienes se dedican al mundo del espectáculo, especialmente al teatro.

Angloparlante: hablante de inglés.

Stop motion con plastilina

¿Sabeis qué es el stop motion?

El stop motion es una sucesión de imágenes fijas, una animación foto a foto. Tú mismo puedes hacer un vídeo en stop motion simplemente contando con una cámara fotográfica y un programa de edición de vídeo. Como ya sabéis, nosotros siempre recomendamos software libre, y para este caso hay uno muy simple pero eficaz llamado precisamente STOPMOTION. Para la animación se puede utilizar cualquier material, muñecos maleables (plastilina), objetos sólidos o, incluso, personas físicas como tu maestro(a) de español. Hay que tener en cuenta que en cada foto que tomemos tiene que haber una pequeña modificación para realizar el movimiento, cuanto más pequeña sea esa modificación, más realista será nuestra animación. Dicho lo anterior, te podrás imaginar que un proyecto usando esta técnica, requiere de mucha paciencia.

¿Quereis ver un ejemplo profesional de stop motion?

Una animación famosa usando stop motion es “la oveja Shaun” que se muestra en la imagen de este post, y seguro la conoceis aquí en Alemania con el nombre de “Shaun das Schaf”. A continuación, también os dejamos otra prueba de lo que se puede hacer con un poco de plastilina, una cámara y mucha creatividad. Claro, este cortometraje Hasta los huesos (2001) está hecho por un profesional: el cineasta René Castillo. Pero el concepto es básicamente el mismo que os hemos descrito previamente. Si quereis profundizar en el tema os dejamos este tutorial.

El mariachi, patrimonio de la humanidad

mariachi stuttgart

El mariachi es una música tradicional y un elemento fundamental de la cultura de México. ¿Sabían que la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura) ha declarado al mariachi como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad? Para más información sobre el tema pueden leer el documento oficial: El mariachi, música de cuerdas, canto y trompeta.

¿Qué significa la palabra mariachi y cómo se originó?

La palabra mariachi se dice que data de la invasión francesa a México (1962), en donde los franceses contrataban a músicos para animar sus bodas. Mariage significa casamiento en francés. Otra teoría afirma que el vocablo mariachi deriva de un canto aborigen a la Virgen María, en el que se mezclan el náhuatl, el español y el latín. Este canto empezaba diciendo ‘Maria ce son’… que quería decir ‘te amo María’” (Ricardo Espinosa).

El historiador Hermes Rafael es autor de varios artículos acerca del origen del mariachi y afirma que el origen de los sones de mariachi, así como el vocablo provienen de los indígenas cocas de Cocula. Es por eso que la canción Cocula dice: ‘De esa tierra de Cocula, que es el alma del mariachi, vengo yo con mi cantar…‘.

¿Sabían que en la ciudad de Stuttgart existe un mariachi?

El mariachi de la ciudad de Stuttgart se llama Estuttgartitlán. Es el mariachi local. Todos sus integrantes están motivados y cada vez mejoran la calidad de su música; se los decimos de primera mano porque los hemos visto evolucionar en sus presentaciones: serenatas, eventos locales y en las instalaciones de Hola Spanischschule. A continuación les dejamos unos videos del mariachi Estuttgartitlán.

 

Celebrando a los muertos como en México

 

El día de muertos es una tradición especialmente bella y mística, con el paso de los años se ha convertido en algo popular para el resto del mundo. El día de muertos no había tenido tanta fama internacional como hasta ahora. El día 1 de noviembre es el día de todos los santos como en la tradición católica, solamente en México tuvo una transformación y se convirtió en una festividad mitad católica y mitad prehispánica. Ahora conserva su lado católico, como la visita a los cementerios e ir a la iglesia a pedir por los difuntos y su parte prehispánica que consiste en la elaboración de altares llenos de colores, sabores y aromas, todo esto enmedio de un ambiente festivo y alegre. Curiosamente en día de muertos no hay tiempo para la tristeza, hay mucho por hacer para tan elaborada festividad.

México por su vecindad con Estados Unidos ha tenido a lo largo de décadas algunas transformaciones culturales e influencias. En el pasado, el conocido Halloween fue también muy popular en México, sobre todo en las ciudades grandes, durante varios años, dejando el día de los muertos como una tradición exclusiva de pueblos y centros culturales. Vale la pena solo recordar que durante varios años los niños mexicanos de la ciudad acostumbraban salir a las calles a “pedir calaverita” que era el equivalente al “trick or treat”, y los disfraces que usaban eran de bruja, momia, vampiro o monstruo, en general nada que ver con la costumbre prehispánica. Sin embargo en las escuelas de todo el país no puede faltar hacer un altar o incluso hacer concursos de altares  en instituciones grandes.

Muchas personas actualmente han comenzado a tener más iniciativa con esta bella tradición y ahora son más los mexicanos que hacen altares para sus muertos en casa. Las fiestas de disfraces y la presencia de calabazas y vampiros en la decoración de estas fechas no es algo raro, pero poco a poco los mexicanos le han dado más importancia a las tradiciones propias que a las extranjeras.

El interés que personas de todo el mundo han tenido en la cultura mexicana, ha causado que ahora las tradiciones sean promovidas y protegidas. El último caso más interesante de este interés fue probablemente la filmación de la famosa película “James Bond 007: Spectre” con Daniel Craig, en la que se mostró un desfile de día de muertos que en en realidad nunca ántes fue realizado. Como resultado de esas bellas escenas, el gobierno del la Ciudad de México decidió realizar por primera vez un desfile de verdad usando parte del material de utliería de la película.

Ahora sabemos que la tradición del día de muertos en México ha tenido subidas y bajadas pero definitivamente no ha desaparecido.

Los mexicanos que se encuentran en todo el mundo hacen sus altares en casa para seguir con la tradición.

Les daremos a continuación una lista de las cosas más importantes para que puedan celebrar a sus muertos desde donde quiera que estén:

1.La foto de la persona fallecida. Esta foto debe estar en el centro del altar.

2. La comida y bebida favoritas de esa persona. Todas las cosas que le gustaban en vida las podemos poner en el altar, es importante poner la comida de verdad, la dejaremos una noche para que el alma pueda venir a comer.

3. Velas. Las velas son para iluminar el camino del alma de nuestro ser querido, para que pueda encontrar su altar en medio de la noche.

4. Flores de zempasúchil. Estas flores y sus pétalos son las más importantes del día de muertos, su bonito color amarillo sirve también para iluminar el camino del muerto. Si puedes hacer un camino en el suelo con los pétalos de muchas flores de zempasúchil, tu altar quedará aún más completo.

aliciaoc_cempasuchil_v8q2i2

5. Papel picado. Es difícil de conseguir en otros países pero es una decoración muy colorida que le da vida a nuestro altar, el papel picado siempre tiene ilustraciones de calaveras divertidas. Si no encuentras papel picado puedes ver este video para hacerlo por ti mismo.papel-picado

6. Calaveritas de azucar o chocolate. Así puedes hacer calaveras de chocolate en casa.Un dulce típico mexicano que  tiene la forma de un cráneo y está decorado con muchos colores, puede tener en la frente el nombre del muerto también.calaveritas-de-azucar

7. Pan de muerto. Un pan muy típico con azúcar espolvoreada, las formas que lo decoran simulan la forma de huesos. La receta de pan de muerto y sus ingredientes son también bastante accesibles.

pan-de-muerto

¿Qué tal? no importa donde estés, tú también puedes celebrar a las personas que ya no están como se hace en México.

Chile: país de contrastes

Estimados amigos:

Este mes de octubre nuestro alumno Wolfram Kutschker nos hablará sobre las bellezas naturales e históricas de Chile.

Wolfram fue la persona que inauguró las reuniones culturales hace más de un año con una presentación sobre su viaje al Ecuador. Ahora, nos vuelve a deleitar con sus aventuras en América Latina. Él toma muy en serio sus viajes, y particularmente éste que ha hecho a Chile. En la presentación nos hablará sobre el libro que ha impreso basado en las fotografías que hizo; son de destacar las fotografías de glaciares, lagos, montañas y pueblos. Aquí les dejamos una prueba de lo que verán.

Los esperamos el Miércoles 12 de octubre de 2016 a las 19:00 horas para disfrutar de una presentación que, les anticipamos, será sumamente interesante.

 

¡Qué chula es Puebla!

Estimados amigos:

Este mes de septiembre nuestro amigo mexicano Jorge Saez de Nanclares nos hablará sobre las bellezas de la ciudad de Puebla, México.

El nombre oficial de esta ciudad es Heróica Puebla de Zaragoza. El centro histórico fue declarado por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Muchos alemanes y sus descendientes viven en Puebla debido a que la VW está instalada allí desde 1965. Recientemente, Audi comenzó a construir una planta en esta misma ciudad, y será inaugurada el 30 de septiembre de 2016.

En las últimas décadas, las Universidades mexicanas más importantes han establecido una cede en la ciudad de Puebla, haciéndola una ciudad con una vibrante comunidad estudiantil. Más aún, debido a las inversiones alemanas en la ciudad y al pujante ambiente de investigación y desarrollo, Puebla se ha convertido en un puente muy importante para el intercambio científico y cultural entre México y Alemania.

Jorge nos hablará más sobre su ciudad natal para que estén informados en caso de que la visiten. Los esperamos el Miércoles 21 de septiembre de 2016 a las 19:00 horas para disfrutar de una reunión cargada de cultura patrimonial.