Daniel Brühl y la “Colonia Dignidad”

Daniel Brühl es uno de los actores más carismáticos y populares de los últimos años. Su padre es el conocido director alemán Hanno Brühl, que fue quien le enseñó todo lo que sabe sobre el séptimo arte. Daniel Brühl nació en España, el 16 de junio de 1978, pues su madre es española y su familia estaba instalada en Barcelona. Sin embargo, el actor tiene la nacionalidad alemana.

Daniel es un actor tan versátil y tan bueno que ha sido nominado a los premios Bafta, los Globos de Oro, los Goya, al Festival Internacional de Cine de Berlín, a la Academia de Cine Europeo y a los premios del Sindicato de Actores (SAG). Uno de sus rasgos distintivos es que habla tres idiomas: alemán, español e inglés. Por eso mismo, Daniel ha participado en varias películas de diferentes países: como “Salvador” (2006), que se rodó en España; “El ultimátum de Bourne” (2007), en Estados Unidos; y “Der ganz große Traum” (2011), en Alemania. De todas maneras, la película que le hizo muy popular en el mundo entero fue “Malditos Bastardos”, dirigida por Quentin Tarantino en el año 2009, donde interpretaba a un héroe alemán de la Segunda Guerra Mundial cuyas hazañas son grabadas en una película.

Recientementa ha participado en la película “Colonia Dignidad”, dirigida por Florian Gallenberger. Aquí, Daniel interpreta a un ciudadano alemán que fue secuestrado por la policía secreta (DINA) de la dictadura del chileno Augusto Pinochet:

La película narra la historia de una azafata alemana, Lena, que visita a su pareja, Daniel, un joven, también alemán, fotógrafo y artista gráfico que se encuentra desde hace unos meses en Chile. Simpatizante del régimen de Salvador Allende, Daniel ha realizado algunos afiches de propaganda política de izquierdas. Durante la visita de Lena, se produce en Chile el Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 y la pareja es detenida ese mismo día por los militares y conducida al Estadio Nacional. Lena es liberada en breve tiempo, pero Daniel corre peor suerte y es secuestrado por la DINA, la policía secreta de la dictadura de Augusto Pinochet. Lena averigua que su posible paradero es la Colonia Dignidad, una extraña secta de inmigrantes alemanes donde funciona un centro de tortura (fuente: The Hollywood Reporter)

Les recomendamos ver esta película, especialmenta a los que han participado en las reuniones culturales de Hola Spanischschule, para que tengan una mejor perspectiva de lo que ya nos ha hablado Carolin Dollinger sobre la transición a la democracia en Chile.

Mi viaje a Sevilla

Por Martin Boßdorf

Aprendo español desde hace nueve meses. Pero todavia tengo que aprender mucho, por eso, este año (2015) en octubre he pasado mis vacaciones en Sevilla. Allá he ido a una escuela de idiomas porque tenía problemas para hablar y entender el español. Las primeras dos semanas tuve un curso “séniors” donde todos tienen más de 50 años. En este curso hemos tenido por la mañana cuatro horas de clase y por la tarde un programa cultural con visitas y excursiones. La tercer semana he hecho un curso intensivo, en total seis horas de clase al día, muy trabajoso.

Esas tres semanas he vivido con una familia española en el centro de Sevilla. Una familia muy simpática: Una mujer mayor con su perro y su hijo que trabaja en casa, un pintor de arte. Todos los días hemos almorzado juntos, la mujer sabe cocinar muy rico. Pero las experiencias más grandes las he tenido cuando he viajado solo por la ciudad y por los alrededores. En mi segundo día no he encontrado el camino de regreso a casa, he pensado:”Ahora tengo que preguntar en español ¡madre mía! Ojalá vayan a entender lo que digo” He ido a un bar y he preguntado en mi mal español, el camarero (español) ha respondido en alemán muy bien y sin acento:”Creo que es mejor hablar en alemán”. Para mi fue inolvidable, solo a mí me puede pasar. El segundo fin de semana he hecho un viaje a Cádiz en el autobús. El sábado me he levantado muy temprano, he desayunado por la mañana en un bar, y después he buscado la estación de autobús, el autobús correcto, el vendedor de billetes …etc. Pero esta vez he podido hablar un poco mejor que el último fin de semana. Por desgracia ese día en Cádiz he visto el Atlántico solo con viento y lluvia, que pena, me ha faltado el sol.

En Sevilla he comprado un billete de ida y vuelta. Pero he olvidado que tengo que cambiar el billete de reservación para el autobús. Cinco minutos antes de volver ha llegado el autobús, muestro mi billete al conductor, mira el billete, mueve la cabeza y dice algo en español que no entiendo. Entonces me muestra un edificio y dice “CORRE”, en ese momento he entendido. Pero adelante del despacho de billetes hay una cola larga, no hay tiempo, tengo que ir (como se dice en alemán: hablo con manos y pies). El vendedor dice: “¿Que autobús? ¿A las tres? Ya son las tres y cinco, ya se va”, yo digo “¡Espera espera, aqui tienes!” Yo he corrido, y por suerte, el conductor ha esperado.

Las tres semanas han sido una pequeña aventura para mí. He aprendido mucho español y he conocido a mucha gente de todo el mundo. El próximo año voy a ir otra vez a España a una escuela en Salamanca. Pero eso va a ser una nueva historia. Ahora para mí es un poco mas fácil hablar en español. Pero pienso que aún voy a necesitar un poco mas de tiempo hasta saber entender, y sobre todo, saber hablar mejor el idioma.

El Rey de España que no hablaba español

Carlos I de España y V de Alemania pintado por Tiziano Veccelio

Hoy en día, pocas personas conocen la verdadera historia de cómo Carlos I llegó a ser Rey de España y Emperador de Alemania.
Es sorprendente leer documentos históricos y ver cómo éstos no dan importancia al idioma. El Rey Carlos I llegó al trono de España sin saber hablar español.

Carlos I de España y V de Alemania había recibido una educación al margen del español pese a ser nieto de los Reyes de España. Fue culpa de su tía quien crió a Carlos I en Gante (Francia) ajeno a la cultura española y sólo sabía hablar alemán y francés. La educación que recibió Carlos lo preparó para reinar los territorios europeos de Francia y Alemania, pero no los territorios de España.
Cuando Carlos I llegó a España para ser rey fue rechazado por la nobleza española porque no sabía hablar español. Carlos I apenas sabía mantener el saludo protocolario en español.

¿Cómo pudo ser Carlos I Rey de España sin saber español?

Carlos I no podía comunicarse para demostrar que era un buen Rey y tuvo que pensar en cómo ganar la confianza de la nobleza española y del pueblo de España.

Durante cuatro meses, el Rey Carlos I hizo fiestas y celebraciones deportivas donde pudo demostrar al pueblo que era un gran atleta. Pero, no saber hablar español fue el principal problema de Carlos I. Tuvo que demostrar con el idioma que podía ser un buen rey para el pueblo español.

A principios del año 1518, la corte del reino juró fidelidad a Carlos I como Rey de España pero le obligaron a que, como Rey, él tuviera que aprender a hablar español.

Carlos I tuvo que reunir a un grupo de la nobleza para que le enseñaran a hablar español para poder ser Rey de España y ganarse el apoyo del pueblo. Gracias a su interés por aprender español y por las clases de español que recibía, logró hablar español en poco tiempo.
Su esposa, Isabel de Portugal, y su buen amigo el poeta Garcilaso de la Vega le ayudaron a conseguir hablar español con fluidez. El Rey Carlos I fue recordado como el Rey de España con pronunciación alemana.

Posteriormente, Carlos I se convirtió en un gran defensor del español en Europa. Carlos I fue Rey de España desde 1516 hasta 1556 y Emperador de Alemania como Carlos V desde 1520 hasta 1558.

Enseñanza: El idioma no debe ser una barrera. Todos podemos aprender para ser mejores.

Sinónimos para aprender más y entender mejor el texto:
Hoy en día: Actualmente, ahora, en nuestro tiempo.
Emperador: Monarca, soberano.
Pese a ser: Aunque era.
Fue culpa: A causa de, como resultado de.
Nobleza: Alta sociedad, sociedad de poder.
Saludo protocolario: Saludo formal, saludo cortés, saludo solemne, saludo nobleza.
Demostrar: Enseñar.
Juró fidelidad: firmó lealtad, garantizó ser leal, ser fiel.
Apoyo: Favor, aprobación, visto bueno.
Poeta: Artista literario, escritor.
Fluidez: Facilidad, sencillez, claridad (fácil, sencillo, claro).
Posteriormente: Más tarde, después.
Defensor: Protector.