La madre de todas las lenguas

Madre de todas las lenguas

El origen del español

Se acerca ya el día de las madres en todo el mundo. En algunos países coincide el día y en otros no, pero cabe resaltar que las fechas suelen ser muy cercanas entre sí. Sin embargo, hay una madre en particular que tenemos muy olvidada de celebrar. Una madre que nos ha acompañado durante siglos y sin la cual la humanidad completa estaría perdida. Estamos hablando de la madre de todas las lenguas, o al menos de todas las que nuestra civilización occidental contempla. 

En busca de las raíces

Es muy difundida la idea de que el español al ser una lengua romance, tiene el mismo “parentesco” lingüístico que todas aquellas lenguas que derivan del latín. Sin embargo, cabe destacar que el latín también tiene un origen. Nuestro alfabeto, así como nuestros signos numéricos, provienen de una región ancestral de la que se cree, que deriva prácticamente todo nuestro origen lingüístico. Y muchos no se imaginan, pero estamos hablando de la región indoeuropea.  

Bueno y ¿qué es este concepto y que tiene que ver la región de la India en todo esto? Pues resulta ser que en el siglo XVIII un lingüista llamado William Jones, notó lo que durante siglos algunas personas habían pasado por alto. Similitudes entre lenguas tan antiguas como el latín, el sánscrito y el griego antiguo sólo tenían una explicación razonable: provenían de la misma rama familiar lingüística. De ahí deriva nuestro antecedente más rastreable. Un tronco común que está más allá de la derivación lingüista de las lenguas romances.

El concepto de la filología indoeuropea incluye también la indogermánica e incluso lo indocelta. Es decir, estamos hablando de la verdadera madre de todas las lenguas. Y aunque este concepto se utiliza a veces de forma indistinta, no debemos dejarnos llevar por la emoción y perdernos la distinción de lo que los expertos lingüistas que nos antecedieron, nombraron como indogriego, pues esta referencia, posterior a la muerte de Alejandro Magno, y de la que debe su origen, atañe a otra época histórica con motivos y resoluciones distintas.  

Naturalmente, esta teoría filológica, tiene sus detractores, y por buenas razones. No obstante que todo parece indicar que el comercio, las guerras y las conquistas, expediciones, y demás accidentes históricos, de choque sociocultural; así como la expansión del ser humano entre los territorios que recorrió a lo largo de miles de años entre el subcontinente indio y Europa, hace que la consecuencia más obvia sea la de satisfacer la necesidad de comunicarse. No en vano hemos poblado la zona durante miles de años, sin las restricciones que nos representaba el mar en la antigüedad. Nuestra necesidad de socializar siempre tiende a dejar un rastro que los arqueólogos del idioma, como Giovanni Semerano, han descubierto.

Todo suena muy bonito, pero ¿cómo podemos ver todo esto en nuestro idioma? Bueno, pues aún existen muchas palabras cuya raíz indoeuropea se asoma a la menor provocación. Un buen ejemplo es la palabra “nariz”. Su raíz indoeuropea es hnehs. Y esto deriva de la siguiente manera hasta nosotros: nasus (latín), Nase (alemán) , nosis (ruso) y nasa (sánscrito). 

Esto es solo una prueba más de nuestro origen común, y ni siquiera es el más antiguo de todos. Así que aprender otro idioma que realmente está emparentado con nuestra lengua materna, no es tan difícil como se puede creer. ¡Feliz día de las madres a nuestra gran madre de la lengua! 

¿Bilingüismo en casa? Consejos para disfrutar en familia

Aprender idiomas

Apoyarse en familia y aprender fácilmente

Nuestra pareja habla otro idioma o hemos formado una familia bilingüe, ya sea que estemos en nuestro país de origen o nos toque el papel de extranjeros, lo cierto es que es una gran aventura.

A continuación compartiremos algunos de nuestros mejores consejos que pueden ser útiles para parejas, padres e hijos que viven el bilingüismo en casa.

En pareja

Tu pareja desea aprender tu idioma, naturalmente el amor envuelve todo lo que tiene que ver contigo y se quiere adentrar en tu mundo. Esta es una excelente oportunidad para practicar juntos, pero cuidado, hay detalles en los que muchas parejas tienen problemas a la hora de “practicar”:

Habla simple: No estamos conscientes del grado de dificultad que tiene para nuestra pareja comprender la gramática o las estructuras con las que hablamos, no es lo mismo aprender de niños o escuchando en el contexto, que de pronto escuchar a alguien en otro idioma y que pretenda que entendamos todo lo que dice. La paciencia y la cordialidad son indispensables, nuestras expectativas deben ajustarse poco a poco a la facilidad que tiene el otro para entendernos.

Entrar juntos en contexto: Viajar y visitar familiares ayuda mucho a poner a nuestra pareja en contexto, pero es muy importante ayudar a que esta inmersión sea gradual, traducir o hablar otro idioma si es necesario. No decir cosas a otras personas a sabiendas que no nos entienden, o poner a la pareja en situaciones vulnerables para que “se esfuerce” solo puede hacer que pierda la motivación y relacione malas experiencias con el idioma que no conoce. Como buenos hispanohablantes, nos gustan las fiestas y la familia, nuevos amigos para conversar y aprender palabras nuevas nunca faltarán.

Aprender a hablar con tu pareja: Evita (al principio) las estructuras rebuscadas, el vocabulario complejo o especializado y los regionalismos. Empieza simple, recuerda también que los verbos en español son una de las mayores dificultades con las que se enfrenta un estudiante, si al principio hablas solo en presente, pretérito perfecto y futuro simple (yo hago / yo he hecho, / yo voy a hacer) ayudas mucho a tu pareja a identificar poco a poco los verbos.

Con los hijos

No conectar un idioma con experiencias negativas: A veces hablar la lengua materna ayuda a tener complicidad con tus hijos, pero cuidado, no uses esos momentos solo para regañar o castigar (aunque desees ser discreto), tampoco para ocultar información a otros o hablar mal de otras personas que no entienden lo que dices. Esto además de no darles un buen ejemplo, hace que ellos lo relacionen con situaciones negativas.

Hablar en tu idioma materno: Si, eres libre de hablar con tus hijos en tu idioma, es lo mejor para que ellos lo aprendan, un error común es hablarles en un idioma que no hablamos correctamente. La lectura en voz alta es una recomendación para mejorar su pronunciación a la vez que mejora el vocabulario. Si no están leyendo un texto en tu lengua materna, no dejes de consultar la pronunciación correcta para ayudarlo a perfeccionar, puedes usar un video o una app de traducción en caso de urgencia.

Promover y disfrutar la diversidad: Si tu/s hijo/a/s quieren hablar un idioma u otro en casa dales la libertad de expresarse, de adoptar el que los haga sentir bien. Sin embargo no dejes de promover el idioma que tenga menos presencia en el contexto, pueden ver programas juntos, oír música, tener un círculo de amigos o actividades que solo se desarrollen en ese idioma. El aprendizaje está siempre relacionado a nuestras experiencias, si estas son positivas mejora nuestra memoria y motivación.

Sigue estos consejos y te garantizamos que disfrutarás tu tiempo en casa y mientras aprendes.

Tu primera Navidad en Alemania

Navidad en Alemania

Ninguna aventura en el extranjero estaría completa sin explorar la que es tal vez la festividad más grande del mundo junto con el Año Nuevo: la Navidad. Y esta ocasión será aprovechada para hablar de cómo se vive en Alemania. La fiesta de Navidad es una celebración que integra tradiciones tan antiguas como poner dentro de la casa el árbol de Navidad (Tannenbaum en alemán) y decorarlo en familia. La temporada navideña o Weihnachtszeit se compone de varias festividades que dan lugar a la temporada favorita de muchos en el año. Por ello, es importante conocer cómo se vive. Vamos a ver algunos conceptos:

Weihnachten: Es así como decimos “Navidad” en alemán. Esta palabra la encontrarás en frases como “frohe Weihnachten” ; significa “feliz Navidad “. Úsala en estas fechas tanto como puedas. Una importante parte de la celebración es el inicio del adviento o der Adventzeit, en la que tenemos todo el tiempo necesario para preparar el día de Navidad. En estos días, se realizan actividades que nos recuerdan la fecha que se acerca y los motivos navideños no se hacen esperar. No obstante, ninguna fiesta está completa sin sus correspondientes hábitos culinarios y en Alemania, no es la excepción. Un ejemplo son los deliciosos Plätzchen o Weihnachtsplätzchen. Y es que a pesar de que existe la palabra Kekse que significa galletas, esta palabra se usa para hablar de las deliciosas galletitas caseras que se hacen en todos los hogares en las vísperas de Navidad. Es común entre amigos regalar una bolsita de Plätzchen hechas con los niños para pasar el tiempo calientitos en casa. Sin embargo, cuando sea posible nuevamente, visitar un Weihnachtsmarkt te cambiará el día. Así se le llama al tradicional mercado navideño que se suele poner en cada pueblo de muchas regiones de Alemania, en estos mercados podemos probar el famoso Glühwein o vino caliente muy dulce y perfecto para quitar el frío, y si tienes suerte puedes encontrar la genial variante artesanal llamada Feuerzangenbowle que es un ponche de vino espectacular con trozos de caramelo derritiéndose al fuego, todo un espectáculo mirar como lo preparan.

Podemos hablar mucho de esta celebración, y aunque debido a la pandemia, sin duda será muy distinta a las Navidades que hemos tenido anteriormente, lo importante es mantener un espíritu de gratitud y solidaridad, ya porque podamos compartirla con nuestras personas queridas en presencia o a distancia gracias a las maravillas del Internet. Es por esto que el equipo de HOLA, y yo personalmente, les deseamos a todos una feliz Navidad, felices fiestas y un saludable 2021.

¿Qué tipo de curso es para mi?

Estudia en casa

Encuentra tu curso de idiomas ideal

Queremos aprender un idioma, pero a veces no sabemos por donde empezar. La elección de un curso que vaya con nuestras necesidades es el primer paso que tenemos que dar. Si elegimos bien, nuestro aprendizaje se vuelve fluido y la motivación no pierde energía.

¿Cómo puedo saber que curso es para mi? Lo primero que debes preguntarte es cuanto tiempo estás dispuesto a invertir en el estudio, y por supuesto con cuanto tiempo efectivo para estudiar cuentas. Muchos tenemos un trabajo con horarios irregulares, otros un trabajo de 8:00 a 17:00 Hrs de lunes a viernes. Pregúntate ¿cuántas horas por semana puedo asistir a clase ? y suma un mínimo de 4 horas extra para realizar tus tareas y estudiar los temas. No necesitas demasiado tiempo a la semana si puedes ser constante y regular.

Tengo un horario irregular o soy autónomo

En tu caso te recomiendo dos cosas: Encuentra una hora del día, al menos una vez por semana, en la que puedas dedicarte al estudio del idioma, no importa si son solo dos horas, lo importante es abrir ese pequeño espacio en tu rutina para empezar tu sueño.

El segundo consejo: revisa cuantas horas libre tienes por semana para el estudio, súmalas, multiplica por 4 y así tendrás una idea de cuantas horas al mes puedes avanzar. Una vez que tengas un número de horas, por ejemplo 15, busca clases particulares con una escuela que ofrezca esta opción, si pueden asignarte maestros en horarios flexibles, podrás avanzar a tu ritmo y sin agobiarte. No olvides que tu meta mensual te ayudará a darle forma a tu sueño de dominar un idioma nuevo, no importa si el mes siguiente solo puedes hacer la mitad de las horas, lo que debes cuidar es no abandonar el estudio, solo cambiar el ritmo en función de la naturaleza de tu trabajo.

Tengo horario de trabajo regular, pero estoy muy ocupado de lunes a viernes

En este caso es importante identificar cuanta energía te queda al final del día, si todas las tardes terminas agotado/a al salir de trabajar, una clase por la tarde puede no ser bien aprovechada, en tu caso te recomiendo buscar cursos sabatinos. De esta manera amaneces fresco para aprender .

En esta etapa de la vida, ya no somos estudiantes que puedan mantener su energía y atención como antes, por eso adaptarnos a nuestros niveles de energía no es malo, al contrario, el autoconocimiento es importante para dominar tus tiempos. No pierdas de vista destinar una cantidad de horas para tu curso al mes, como en cada uno de los casos, la constancia será lo que te lleve a tu meta, no importa si vas un poco más despacio de tu ritmo habitual.

Estoy en casa regularmente, o tengo libre por las mañanas

Si deseas avanzar a pasos agigantados puedes hacer cursos intensivos matutinos cada mes, usar todas tus primeras horas libres del día, mientras tus hijos van al colegio para enfocarte en tus metas profesionales. Los cursos matutinos tienen la belleza de hacernos sentir la tranquilidad de empezar con la mente libre y despejada. Siempre es motivador empezar el día avanzando para alcanzar nuestros sueños. El consejo, constancia, regularidad y paciencia, lo repetiré para todos los casos.

Trabajo de 8:00 a 16:00 Hrs

En tu caso un curso vespertino, regular o intensivo con horario de 17:00 a 20:00 Hrs es lo más recomendable. Tienes el privilegio de contar con mucho tiempo libre por la tarde para dedicar a lo que prefieras, puedes avanzar con energía y regularidad. Te recomiendo leer nuestro artículo Como cuidar tu idioma extranjero, para que te conviertas en un alumno eficiente y tu avance sea satisfactorio. En estos tiempos complicados, tener la facilidad de organizar nuestro horario de manera eficiente y que nuestro trabajo no sea un impedimento, es una ventaja que se debe aprovechar al máximo.

Estoy retirado, tengo mucho tiempo libre

Ahora es el momento de aprender algo nuevo, el aprendizaje no tiene edad. Estudiar idiomas a partir de los 60 años beneficia enormemente nuestra salud mental y cognitiva. Mantener nuestra mente ocupada y darle nuevos retos es lo más saludable que podemos hace por nosotros en esta etapa. Muy recomendables para ti son los cursos particulares y los grupos reducidos, de no más de 4 a 6 personas, puedes elegir el horario que prefieras y tener la atención de tus profesores en todo momento.

Si eres de los que piensa que ya es muy tarde para volver a la escuela, te sorprenderías de la cantidad de personas de 60+ que buscan cursos de idiomas y los siguen con regularidad, disciplina y excelentes resultados. Tu mente está más libre y clara que nunca, ejercítala.

El último consejo y el más general de todos es: no abandones tu estudio, pase lo que pase ajusta tus horarios y continúa, agota las opciones que se te presenten, puedes cambiar de horario, de curso, de maestro, pero no dejes de aprender y practicar, como un viejo proverbio sabiamente dice :

“Es ist noch kein Meister vom Himmel gefallen” (Ningún maestro cae del cielo).

O como se suele decir en español : “La constancia hace al maestro” .

Como cuidar tu idioma extranjero

Todos los que aprendemos un idioma nuevo tenemos la preocupación de perfeccionarlo. Pero ¿qué pasa cuando no estamos en el país o en el contexto donde se habla ?

Un aprendizaje que no es utilizado, puede perder su efectividad. Podemos perder poco a poco el vocabulario y si nos habíamos quedado en un nivel intermedio o elemental, es posible también olvidar las reglas gramaticales.

¿Cómo cuido mi (o mis) idiomas extranjeros? A continuación te damos algunos consejos para que mantengas tu conocimiento en forma.

1) Aprende mientras aprendes

Busca actividades que te atraigan y aprende algo nuevo en el idioma que deseas mejorar. Creeme, la atención que pondrás para aprender el tema que estás estudiando te hará que tus obstáculos en el idioma pasen a segundo plano. Este es uno de mis tips favoritos porque aprendemos y perfeccionamos nuestro idioma sin darnos cuenta. De este modo estás obligado a utilizarlo, y una de las ventajas más grandes de esto es que pondrás el idioma en un contexto específico, así puedes aprender un vocabulario enfocado a la actividad que practicas.

2) ¡Compra libros muchos libros!

Los libros son maravillosos, y la variedad de estilos y temas que puedes encontrar en el idioma que aprendiste puede sorprenderte. Puedes adquirir desde un libro bonito para niños con un vocabulario elemental, hasta libros de especialidades técnicas que te pueden servir en un nivel avanzado. Leer un libro que ya has leido ya en tu idioma es una manera ligera de empezar a calentar motores. Por supuesto que mucho mejor es hacerse del hábito (y reto) de leer un nuevo libro en un idioma extranjero. Otra de las grandes ventajas que te dará leer en otro idioma, es que podrás leer la versión original de tu libro favorito. Todos tenemos algún escritor extranjero que es nuestro ídolo, ahora podrás conocerlo “en la intimidad de sus palabras” en su idioma materno.

3) Tu vocabulario aumenta junto con tu círculo social

Nada como conocer personas que puedan abrirte al mundo de su cultura. Puedes entrar a grupos, clubes o actividades donde frecuenten las personas que hablan ese idioma. Puedes entrar a grupos de redes sociales, reunirte con vecinos o personas cercanas a tu domicilio que lo hablan, buscar foros en internet, participar en actividades culturales presenciales o en línea. Organizar un chat de Whats App para personas que como tú quieren practicar . Otra gran ventaja de esto es hacer nuevos amigos con los que puedas reunirte y conversar de manera más casual y viva, aprenderás cosas que en el aula es a veces imposible, como lo son el lenguaje coloquial, los dichos populares y los regionalismos por ejemplo.

4) Cuida tu idioma materno

Cuidar tu idioma materno te ayuda a manterner el equilibrio con los idiomas que aprendes. Cuida tu ortografía no solo al escribir correos o documentos oficiales, cuídala siempre al mandar mensajes de texto, al postear en tus redes sociales. Si te haces consciente de los elementos que deben cuidarse al redactar y expresar una idea en tu idioma, será más fácil expresarte en un idioma aprendido. Abre la curiosidad a las nuevas formas de decir las cosas que las lenguas extranjeras van a ofrecerte.

Si estás en un curso de idiomas lo mejor es estar consciente de los elementos gramaticales, así no tendrás que usar tiempo de tus clases para preguntar cosas que pueden ser comunes en todos los idiomas como identificar un adjetivo de un sustantivo por ejemplo. Las horas de clase se vuelven más efectivas y tú un(a) mejor alumno(a).

5) Navegar en Internet con diferentes barcos

En efecto, desde que aprendiste una nueva lengua te abriste un mundo nuevo. Las posibilidades de encontrar información a la que no tenías acceso en tu idioma se abren. Entonces ¿por qué no ir a la aventura y encontrar cosas nuevas?

Aprender más sobre la cultura de un país o región, puntos de vista políticos vistos directamente desde los hablantes, biografías de personajes que no sabías que existían, datos curiosos e interesantes que solo las personas de una región conocen.

Esperamos que con estos consejos puedas sentirte cada vez más motivado(a) incluso a aprender un tercer o cuarto idioma.