El Candombe: expresión cultural africana en América Latina

candombe spanisch lernen

“Con mucho amor candombea el negro José, amigo negro José”. Así va una canción muy popular en América Latina llamada El negro José. Muchos fanáticos del fútbol la conocen muy bien, porque es común usar el ritmo de esta canción modificando la letra al gusto de los seguidores de cada equipo. El objetivo de este post no es hablar sobre canciones de fútbol, sino del candombe. Les citamos un bonito párrafo de Armando Olveira Ramos como introducción al candombe:

El Candombe identifica al Uruguay como el samba a Brasil; la rumba, el chachachá y el son a Cuba; la bomba y la plena a Puerto Rico; el merengue y la bachata a la República Dominicana. Estas cadencias africanas basadas en la percusión fueron traídas a tierras de América Latina y el Caribe desde el siglo XVII por mujeres y hombres arrancados de reinos ancestrales: Yoruba de Nigeria, Bantú del Congo y Angola, Ewe–Fon y Ashanti de Dahomey y Mali o Mandinga de Sudán.

Ésta es una ejecución callejera de candombe

Por lo tanto, ya se han de imaginar que el candombe lleva intrínseco una añoranza por la tierra y la libertad; y a la vez un dolor por lo ajeno y la esclavitud. El contexto histórico de sus inicios va más a menos así: A mediados del siglo XVIII llegan a la ciudad de Montevideo numerosos africanos traídos como esclavos en los barcos españoles para sustituir a la mano de obra indígena (cuyo número normalmente menguaba por las extremas condiciones de trabajo y las enfermedades desconocidas que trajeron consigo los españoles). Estos hombres y mujeres provenían de diferentes etnias y regiones de África, según un texto de Rubén Carámbula, “el papel decisivo en la gestación del candombe correspondió a los congos, pero pronto las otras ‘naciones’ se fueron sumando al ritual, de esa manera el vocablo se generalizo hasta englobar a casi todas las danzas de los negros, incluso las carnavalescas.”

¿Cómo se fabrican los tambores del candombe?

Antiguamente, los tambores se construían con barricas de madera que se utilizaban para envasar diferentes productos alimenticios. A estas barricas se les removía la tapa superior para remplazarla con un parche de cuero animal (sujetado con tachuelas) que se percutía tanto con la mano como con un palo. Con el paso del tiempo se comenzaron a fabricar de una manera más elaborada modificando la forma mediante el uso de aros metálicos de diferentes diámetros que moldeaban la curvatura de las duelas de madera.

¿Cuál es la diferencia entre los distintos tambores?

El tambor del candombe es de tres tipos diferentes: chico, repique y piano. Los tres tienen diferente diámetro de boca y grosor de lonja (parche de cuero animal) que les dan diferente timbre. En la siguiente imagen se pueden ver los tres tambores con una escala métrica en la parte inferior para darse una idea de sus proporciones reales.

tambores_candombe
(Fuente: Luis Ferreira, 2008)

 

“El tambor chico es el de menor tamaño y lonja más fina;  realiza un toque sostenido constituyendo la clave rítmica y métrica en la ejecución. El repique es de mayor tamaño que el chico y de longa un poco más gruesa; agrega improvisaciones a su ritmo básico y controla la velocidad y la polirritmia. A ellos se suma el piano, que es el tambor de mayor tamaño y lonja más gruesa; ejecuta un ritmo base junto al chico, además de algún repicado y escapadas en forma sostenida. El palo o clave es percutido contra la caja de resonancia del tambor que alterna con un golpe a la lonja. A pesar de los tensores de los que disponen algunos tambores, el templar a fuego contribuye a que se mantenga la tensión en los tambores de lonja y por lo tanto su correcta afinación” (fuente: Beatriz González).

Les invitamos a ver este documental para que se familiaricen con el acento uruguayo y la historia del candombe: en momentos alegre… y en otros triste.

 

 

 

La polémica presentación de la primera canción en español nominada al premio Oscar

Uno de los más grandes cantautores latinos, Jorge Drexler fue víctima de un polémico trato por parte de la Academia de los premios Oscar en el año 2004. El hermoso tema “Al otro lado del río” hizo historia al convertirse en la primera canción en español en ser nominada y ganar el premio Oscar en la categoría de mejor tema musical. La canción del uruguayo fue el tema musical de la película “Diarios de motocicleta”.

Los organizadores decidieron no permitir a Jorge Drexler interpretar su propio tema durante la ceremonia de entrega de los premios Oscar, debido a que en esos años era considerado un cantante muy poco conocido, por lo tanto la tarea le fue encomendada al famosísimo Antonio Banderas en compañia musical del gutarrista Carlos Santana.

Al momento de recibir el premio Oscar de manos del cantante Prince, Jorge Drexler decidió hacer un acto de protesta en la ceremonia y en lugar de dar un discurso de agradecimiento decidió interpretar un fragmento de su canción a capela.

Algunos medios de la farándula dijeron que entre Jorge Drexler y Antonio Banderas hubo conflictos debido a esta decisión, pero todo se desmintió. Antonio Banderas interpretó la canción con mucho respeto y fue presentado por la actriz mexicana Salma Hayek quien tradujo la letra de la canción al inglés para que el público angloparlante pudiera entenderla y apreciarla.

Jorge Drexler es uno de los grandes talentos musicales de Latinoamérica. Nació en Montevideo en 1964. Después de sus estudios en medicina y de ejercer esta profesión por un tiempo, decidió dedicarse a su gran pasión, la música.

Los invitamos a ver el momento preciso de la presentación en el siguiente link Salma Hayek presenta a Antonio Banderas y Carlos Santana y a escuchar la canción interpretada por su autor.

 

 

Cantautor: cantante y autor.

Encomendar: dar una tarea a una persona.

Interpretar: cantar una canción o tocar un tema musical.

A capela: cantar sin instrumentos musicales.

Desmentir: demostrar que un hecho es falso.

Farándula: profesión de quienes se dedican al mundo del espectáculo, especialmente al teatro.

Angloparlante: hablante de inglés.

“Nanas de la cebolla” de Miguel Hernández

nanas_de_la_cebolla_spanischkurse_stuttgart

Para enterencerles el resto de la semana, hoy les presentamos un poema muy hermoso escrito por Miguel Hernandez (Orihuela, España, 1910). El poema se llama Nanas de la cebolla, en donde nanas significa canción de cuna. Esta canción de cuna fue escrita en un contexto muy difícil, durante la guerra civil española, mientras él estaba cumpliendo una condena en la cárcel, y su mujer e hijo se encontraban en dificultades económicas para satisfacer sus necesidades básicas a consecuencia de la guerra. A falta de papel, Miguel se las ingenió para escribir este poema en papel higiénico. El contexto es el siguiente:

Hernández está en la cárcel. Ha recibido una carta de su mujer en la que le dice que muchos días no hay para comer más que cebollas. Y a su hijo, amamantado con “sangre de cebolla”, le escribe unas “nanas”, cuya composición parece insinuarse en otra carta a su mujer, fechada el 12 de septiembre de 1939: “Estos días me los he pasado cavilando sobre tu situación, cada día más difícil. El olor de la cebolla que comes me llega hasta aquí y mi niño se sentirá indignado de mamar y sacar zumo de cebolla en vez de leche.” (Comunidad Escolar – periódico digital de información educativa)

Nanas de la cebolla

La cebolla es escarcha
cerrada y pobre:
escarcha de tus días
y de mis noches.
Hambre y cebolla:
hielo negro y escarcha
grande y redonda.
En la cuna del hambre
mi niño estaba.
Con sangre de cebolla
se amamantaba.
Pero tu sangre,
escarchada de azúcar,
cebolla y hambre.
Una mujer morena,
resuelta en luna,
se derrama hilo a hilo
sobre la cuna.
Ríete, niño,
que te tragas la luna
cuando es preciso.

Alondra de mi casa,
ríete mucho.
Es tu risa en los ojos
la luz del mundo.
Ríete tanto
que en el alma al oírte,
bata el espacio.

Tu risa me hace libre,
me pone alas.
Soledades me quita,
cárcel me arranca.
Boca que vuela,
corazón que en tus labios
relampaguea.

Es tu risa la espada
más victoriosa.
Vencedor de las flores
y las alondras.
Rival del sol.
Porvenir de mis huesos
y de mi amor.

La carne aleteante,
súbito el párpado,
el vivir como nunca
coloreado.
¡Cuánto jilguero
se remonta, aletea,
desde tu cuerpo!

Desperté de ser niño.
Nunca despiertes.
Triste llevo la boca.
Ríete siempre.
Siempre en la cuna,
defendiendo la risa
pluma por pluma.

Ser de vuelo tan alto,
tan extendido,
que tu carne parece
cielo cernido.
¡Si yo pudiera
remontarme al origen
de tu carrera!

Al octavo mes ríes
con cinco azahares.
Con cinco diminutas
ferocidades.
Con cinco dientes
como cinco jazmines
adolescentes.

Frontera de los besos
serán mañana,
cuando en la dentadura
sientas un arma.
Sientas un fuego
correr dientes abajo
buscando el centro.

Vuela niño en la doble
luna del pecho.
Él, triste de cebolla.
Tú, satisfecho.
No te derrumbes.
No sepas lo que pasa
ni lo que ocurre.

Joan Manuel Serrat ha musicalizado el poema de manera fenomenal y lo ha vuelto una verdadera canción de cuna. Los futuros padres puden arrullar a sus bebés con esta canción.