¿Bilingüismo en casa? Tips para disfrutar en familia

Aprender idiomas

Nuestra pareja habla otro idioma o hemos formado una familia bilingüe, ya sea que estemos en nuestro país de origen o nos toque el papel de extranjeros, lo cierto es que es una gran aventura.

A continuación compartiremos algunos de nuestros mejores consejos que pueden ser útiles para parejas, padres e hijos que viven el bilingüismo en casa.

En pareja

Tu pareja desea aprender tu idioma, naturalmente el amor envuelve todo lo que tiene que ver contigo y se quiere adentrar en tu mundo. Esta es una excelente oportunidad para practicar juntos, pero cuidado, hay detalles en los que muchas parejas tienen problemas a la hora de “practicar”:

Habla simple: No estamos conscientes del grado de dificultad que tiene para nuestra pareja comprender la gramática o las estructuras con las que hablamos, no es lo mismo aprender de niños o escuchando en el contexto, que de pronto escuchar a alguien en otro idioma y que pretenda que entendamos todo lo que dice. La paciencia y la cordialidad son indispensables, nuestras expectativas deben ajustarse poco a poco a la facilidad que tiene el otro para entendernos.

Entrar juntos en contexto: Viajar y visitar familiares ayuda mucho a poner a nuestra pareja en contexto, pero es muy importante ayudar a que esta inmersión sea gradual, traducir o hablar otro idioma si es necesario. No decir cosas a otras personas a sabiendas que no nos entienden, o poner a la pareja en situaciones vulnerables para que “se esfuerce” solo puede hacer que pierda la motivación y relacione malas experiencias con el idioma que no conoce. Como buenos hispanohablantes, nos gustan las fiestas y la familia, nuevos amigos para conversar y aprender palabras nuevas nunca faltarán.

Aprender a hablar con tu pareja: Evita (al principio) las estructuras rebuscadas, el vocabulario complejo o especializado y los regionalismos. Empieza simple, recuerda también que los verbos en español son una de las mayores dificultades con las que se enfrenta un estudiante, si al principio hablas solo en presente, pretérito perfecto y futuro simple (yo hago / yo he hecho, / yo voy a hacer) ayudas mucho a tu pareja a identificar poco a poco los verbos.

Con los hijos

No conectar un idioma con experiencias negativas: A veces hablar la lengua materna ayuda a tener complicidad con tus hijos, pero cuidado, no uses esos momentos solo para regañar o castigar (aunque desees ser discreto), tampoco para ocultar información a otros o hablar mal de otras personas que no entienden lo que dices. Esto además de no darles un buen ejemplo, hace que ellos lo relacionen con situaciones negativas.

Hablar en tu idioma materno: Si, eres libre de hablar con tus hijos en tu idioma, es lo mejor para que ellos lo aprendan, un error común es hablarles en un idioma que no hablamos correctamente. La lectura en voz alta es una recomendación para mejorar su pronunciación a la vez que mejora el vocabulario. Si no están leyendo un texto en tu lengua materna, no dejes de consultar la pronunciación correcta para ayudarlo a perfeccionar, puedes usar un video o una app de traducción en caso de urgencia.

Promover y disfrutar la diversidad: Si tu/s hijo/a/s quieren hablar un idioma u otro en casa dales la libertad de expresarse, de adoptar el que los haga sentir bien. Sin embargo no dejes de promover el idioma que tenga menos presencia en el contexto, pueden ver programas juntos, oír música, tener un círculo de amigos o actividades que solo se desarrollen en ese idioma. El aprendizaje está siempre relacionado a nuestras experiencias, si estas son positivas mejora nuestra memoria y motivación.

Sigue estos consejos y te garantizamos que disfrutarás tu tiempo en casa y mientras aprendes.

Las palabras del amor

La lengua española es una de las más vastas en el mundo. Gracias a esto, nos encontramos con una enorme gama de palabras relacionadas con el significado de la palabra “amor”. Claro que, en cada país, región, pueblo e incluso comunidad, las palabras que nos ayudan a transmitir ese sentimiento no se limitan a solo hablar exclusivamente del amor, sino que trae consigo una muestra de la riqueza hispanohablante . ¿Hay mejor modo de expresarlo que no sea mediante la música y las canciones? Personalmente consideramos que no. Por ello, hemos seleccionado una pequeña lista con cinco canciones de amor que te ayudarán a conocer mejor el mundo del español.

  1. Teneme en tu corazón

La cantante y compositora Pascuala Ilbaca, nos representa ese lenguaje que es el español chileno tan de raíz, que mediante una sutil metáfora tan sencilla como “teneme en tu corazón”, nos hace una invitación casi invasiva de la intimidad de un par de amantes en el que uno suplica amor como lo recibe, en la que hace una súplica de ser considerado dentro del sujeto amado. La forma estándar de decir esta frase es “tenme en tu corazón” sin embargo esta es la forma voseante (de los países que usan el pronombre vos al hablar de tú).


Teneme en tu corazón; Pascuala Ilbaca. Chile.

2. Enamorado tuyo

Con un ritmo que nos antoja al baile con su candente ritmo electro-cumbia , este grupo que en realidad no es un cuarteto, ya que el nombre de la banda es un juego de palabras, es grande en expresar lo que podemos sentir por otra persona en tiempos muy actuales. Su canción “enamorado tuyo”, puede sonarnos como una charla privada que sostiene el protagonista consigo mismo, pero dirigiéndolo al ser amado. Estar perdidamente enamorado de alguien pero negarlo con malicia, una divertida canción para bailar en casa o tomar algo en el balcón mientras chateas con la persona de tus sueños.


Enamorado tuyo. El cuarteto de Nos. Uruguay.

3. Andar conmigo

Mundialmente famosa, Julieta Venegas se escuchaba en todas las estaciones que tocaran música cuando lanzó esta canción, la cual interpretaba junto a su hermana gemela, la fotógrafa Yvonne Venegas. Todos queríamos decirle al objeto de nuestro afecto que anduviéramos, que si quería andar. Y no era que deseáramos que nos acompañara al parque solamente. Queríamos que iniciaríamos un romance, un noviazgo, y que todo ello fuera tal y como cuando veíamos su video western que hacia juego con el ritmo de su acordeón norteño pop: “andar conmigo”. En México, el acto de andar con alguien no significa específicamente salir a caminar con alguien, sino más bien recorrer los caminos del futuro próximo, juntos como una pareja.

https://youtu.be/0m3BQllawv0
Andar conmigo, Julieta Venegas. México

4. Los amantes

Pocas agrupaciones tienen un repertorio tan amplio y exitoso de la calidad del grupo español Mecano, que sigue dando un motivo para cantarle al amor, a pesar del paso del tiempo. Con canciones que parecen no haber envejecido jamás, podemos mencionar difícilmente solo una. Sin embargo, en “Los amantes” escuchamos una frase que podría no parecer familiar a todo el mundo hispanoparlante. Y esa frase sería “echar los tejos”. En lugares como México, existen equivalentes como “echar los perros” o “tirarle el perro a alguien” y en Colombia, tienen su “echarle el ojo”. Pero, aunque suene un poco agresivo “echarle “lo que sea a alguien, es una especie de clave secreta – un secreto a voces, naturalmente- con la que nos referimos a mostrar nuestras intenciones amorosas a alguien.

Los amantes, Mecano. España.

5. Sortilegio

Colombia es un país que nos da mucho en cuestión musical y por supuesto, en la riqueza de su música vemos reflejada la riqueza de sus palabras. Aterciopelados es la mezcla perfecta de ambos aspectos. En su canción “Sortilegio”, podemos hallar al principio una frase que podría confundir a propios y extraños: “eres inmune a mis requiebros”. Y aunque nunca nos hubiéramos imaginado a que se refiere, resulta ser que los requiebros son lo que en otros lugares de habla hispana conocemos como halagos o piropos.

Sortilegio, Aterciopelados. Colombia.

Disfruta este 14 de febrero en casa con estas maravillosas canciones.

Tu primera Navidad en Alemania

Ninguna aventura en el extranjero estaría completa sin explorar la que es tal vez la festividad más grande del mundo junto con el Año Nuevo: la Navidad. Y esta ocasión será aprovechada para hablar de cómo se vive en Alemania. La fiesta de Navidad es una celebración que integra tradiciones tan antiguas como poner dentro de la casa el árbol de Navidad (Tannenbaum en alemán) y decorarlo en familia. La temporada navideña o Weihnachtszeit se compone de varias festividades que dan lugar a la temporada favorita de muchos en el año. Por ello, es importante conocer cómo se vive. Vamos a ver algunos conceptos:

Weihnachten: Es así como decimos “Navidad” en alemán. Esta palabra la encontrarás en frases como “frohe Weihnachten” ; significa “feliz Navidad “. Úsala en estas fechas tanto como puedas. Una importante parte de la celebración es el inicio del adviento o der Adventzeit, en la que tenemos todo el tiempo necesario para preparar el día de Navidad. En estos días, se realizan actividades que nos recuerdan la fecha que se acerca y los motivos navideños no se hacen esperar. No obstante, ninguna fiesta está completa sin sus correspondientes hábitos culinarios y en Alemania, no es la excepción. Un ejemplo son los deliciosos Plätzchen o Weihnachtsplätzchen. Y es que a pesar de que existe la palabra Kekse que significa galletas, esta palabra se usa para hablar de las deliciosas galletitas caseras que se hacen en todos los hogares en las vísperas de Navidad. Es común entre amigos regalar una bolsita de Plätzchen hechas con los niños para pasar el tiempo calientitos en casa. Sin embargo, cuando sea posible nuevamente, visitar un Weihnachtsmarkt te cambiará el día. Así se le llama al tradicional mercado navideño que se suele poner en cada pueblo de muchas regiones de Alemania, en estos mercados podemos probar el famoso Glühwein o vino caliente muy dulce y perfecto para quitar el frío, y si tienes suerte puedes encontrar la genial variante artesanal llamada Feuerzangenbowle que es un ponche de vino espectacular con trozos de caramelo derritiéndose al fuego, todo un espectáculo mirar como lo preparan.

Podemos hablar mucho de esta celebración, y aunque debido a la pandemia, sin duda será muy distinta a las Navidades que hemos tenido anteriormente, lo importante es mantener un espíritu de gratitud y solidaridad, ya porque podamos compartirla con nuestras personas queridas en presencia o a distancia gracias a las maravillas del Internet. Es por esto que el equipo de HOLA, y yo personalmente, les deseamos a todos una feliz Navidad, felices fiestas y un saludable 2021.

¿Qué tipo de curso es para mi?

Queremos aprender un idioma, pero a veces no sabemos por donde empezar. La elección de un curso que vaya con nuestras necesidades es el primer paso que tenemos que dar. Si elegimos bien, nuestro aprendizaje se vuelve fluido y la motivación no pierde energía.

¿Cómo puedo saber que curso es para mi? Lo primero que debes preguntarte es cuanto tiempo estás dispuesto a invertir en el estudio, y por supuesto con cuanto tiempo efectivo para estudiar cuentas. Muchos tenemos un trabajo con horarios irregulares, otros un trabajo de 8:00 a 17:00 Hrs de lunes a viernes. Pregúntate ¿cuántas horas por semana puedo asistir a clase ? y suma un mínimo de 4 horas extra para realizar tus tareas y estudiar los temas. No necesitas demasiado tiempo a la semana si puedes ser constante y regular.

Tengo un horario irregular o soy autónomo

Foto Matilde Wormwood

En tu caso te recomiendo dos cosas: Encuentra una hora del día, al menos una vez por semana, en la que puedas dedicarte al estudio del idioma, no importa si son solo dos horas, lo importante es abrir ese pequeño espacio en tu rutina para empezar tu sueño.

El segundo consejo es que revises cuantas horas libres puedes tener por semana para el estudio, súmalas, multiplica por 4 y así tendrás una idea de cuantas horas al mes puedes avanzar. Una vez que tengas un número de horas, por ejemplo 15, busca clases particulares con una escuela que ofrezca esta opción, si pueden asignarte maestros en horarios flexibles, podrás avanzar a tu ritmo y sin agobiarte. No olvides que tu meta mensual te ayudará a darle forma a tu sueño de dominar un idioma nuevo, no importa si el mes siguiente solo puedes hacer la mitad de las horas, lo que debes cuidar es no abandonar el estudio, solo cambiar el ritmo en función de la naturaleza de tu trabajo.

Tengo horario de trabajo regular, pero estoy muy ocupado de lunes a viernes

Foto Arina Krasnikova

En este caso es importante identificar cuanta energía te queda al final del día, si todas las tardes terminas agotado/a al salir de trabajar, una clase por la tarde puede no ser bien aprovechada, en tu caso te recomiendo buscar cursos sabatinos. De esta manera amaneces fresco para aprender .

En esta etapa de la vida ya no somos estudiantes que puedan mantener su energía y atención por el mismo tiempo de antes, por eso adaptarnos a nuestros niveles de energía no es malo, al contrario, el autoconocimiento es importante para dominar tus tiempos. No pierdas de vista destinar una cantidad de horas para tu curso al mes, como en cada uno de los casos, la constancia será lo que te lleve a tu meta, no importa si vas un poco más despacio de tu ritmo habitual.

Soy ama de casa, o tengo libre por las mañanas

Si deseas avanzar a pasos agigantados puedes hacer cursos intensivos matutinos cada mes, usar todas tus primeras horas libres del día, mientras tus hijos van al colegio para enfocarte en tus metas profesionales. Los cursos matutinos tienen la belleza de hacernos sentir la tranquilidad de empezar con la mente libre y despejada. Siempre es motivador empezar el día avanzando para alcanzar nuestros sueños. El consejo, constancia, regularidad y paciencia, lo repetiré para todos los casos.

Trabajo de 8:00 a 16:00 Hrs

Foto Tima Miroshnichenko

En tu caso un curso vespertino, regular o intensivo con horario de 17:00 a 20:00 Hrs es lo más recomendable. Tienes el privilegio de contar con mucho tiempo libre por la tarde para dedicar a lo que prefieras, puedes avanzar con energía y regularidad. Te recomiendo leer nuestro artículo Como cuidar tu idioma extranjero, para que te conviertas en un alumno eficiente y tu avance sea satisfactorio. En estos tiempos complicados, tener la facilidad de organizar nuestro horario de manera eficiente y que nuestro trabajo no sea un impedimento, es una ventaja que se debe aprovechar al máximo.

Estoy retirado, tengo mucho tiempo libre

Foto Tima Miroshnichenko

Ahora es el momento de aprender algo nuevo, el aprendizaje no tiene edad. Estudiar idiomas a partir de los 60 años beneficia enormemente nuestra salud mental y cognitiva. Mantener nuestra mente ocupada y darle nuevos retos es lo más saludable que podemos hace por nosotros en esta etapa. Muy recomendables para ti son los cursos particulares y los grupos reducidos, de no más de 4 a 6 personas, puedes elegir el horario que prefieras y tener la atención de tus profesores en todo momento.

Si eres de los que piensa que ya es muy tarde para volver a la escuela, te sorprenderías de la cantidad de personas de 60+ que buscan cursos de idiomas y los siguen con regularidad, disciplina y excelentes resultados. Tu mente está más libre y clara que nunca, ejercítala.

El último consejo y el más general de todos es: no abandones tu estudio, pase lo que pase ajusta tus horarios y continúa, agota las opciones que se te presenten, puedes cambiar de horario, de curso, de maestro, pero no dejes de aprender y practicar, como un viejo proverbio sabiamente dice :

“Es ist noch kein Meister vom Himmel gefallen” (Ningún maestro cae del cielo).

O como se suele decir en español : “La constancia hace al maestro” .

Una historia de Día de muertos

De José Guadalupe Posada – ArtDaily.org, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1485430

Nestine

Como cada año, la ahora Catrina, ansiosamente espera la llegada del mes de noviembre, para ella es toda una fiesta pues sólo en un lugar del mundo, celebran su abrazo frío y al mismo tiempo cuidadoso, tierno y compasivo, pocos saben que es el comienzo de otra dimensión.

Ella ama profundamente a su padre, José Guadalupe Posada, oriundo de Aguascalientes caricaturista y grabador mexicano, ¿será por eso por lo que la hizo tan bella?, su figura en lugar de miedo arranca una sonrisa a quien la contempla, ¿quién más la hubiera engalanado con un sombrero de plumas de estilo europeo de finales del siglo diecinueve?, sólo el amor paterno dota de belleza a la muerte.

Discreta, sigilosa de nacimiento, tímida y antisocial o ¿acaso es agorafóbica? mmm… más bien creo que tiene pánico escénico, bueno así fueron sus primeros setenta y cuatro años hasta que conoció a su padrino, Dieguito, así le llama ella de cariño, un muralista guanajuatense.

Déjenme contarles como se conocieron

Al salir de una cantina Rivera alegre y tambaleante regresaba a casa, en medio de una noche espesa una blanca figura le esperaba en la esquina de esa calle, Diego muy propio la saludo.

– Buena noche Señorita, ¿qué hace tan solita?

– Buena noche caballero, mi reparo me aísla.

– ¿Cuál es su nombre?

– Calavera Garbancera.

– ¿Cómo? ¡su belleza es singular!, pero con ese nombre ni quien se le ha de querer acercar… si gusta, en este mismo momento, yo la bautizo con el nombre de Catrina

– ¿Catrina?, es corto, me recuerda a una catarina, ambas volamos, ¡si me gusta!

– Ahijada, te pido que poses para mi, serás famosa y siempre estarás acompañada.

Desde ese momento Dieguito, su padrino, es su amor platónico, gracias a él dejó las calles noctámbulas y empezó a viajar por el mundo, asegura ser la mejor poliglota del universo, desde su bautizo conoció el Síndrome Wanderlust hasta que un día en medio de una crisis existencial decidió regresar a sus terruños.

Era fin de octubre cuando descendió en la frontera de EU y México, observó como por la noche salían infantes disfrazados para pedir dulces, eso no le convenció pues a ella le gustan las fiestas largas, los Mariachis y el mezcal –al recordar esta última palabra se le hizo agua la boca por un sorbo de esa bebida- huesitos para que te quiero, a volar al bar más cercano.

En la cantina conoció a unos chicanos, ya encarrilada los agarró de terapeutas: les confesó su tristeza por haber perdido la brújula, no recordaba el camino a Aguas ni a Guanajuato, afortunadamente los paisas si conocían ambos estados, en una servilleta le escribieron las indicaciones precisas para llegar a su destino, la Catrina hizo bolita la servilleta, la guardó entre las escamas de la serpiente emplumada que pende de su cuello y engalana su vestido blanco y, con su última copa de esa noche, se dispuso a brindar por ellos.

Por la resaca, a la Catrina le falló el tino, llegó a Oaxaca justo el primero de noviembre, estilizada y serena decidió cruzar las nueve regiones que conducen al Mictlán para yacer definitivamente –balbucea que ya esta cansada de vivir, viajar, de volar y no tener reposo, ha trabajado cada minuto, un *titipuchal durante todos estos siglos-.

Se alegra al ver un altar de pocos niveles, enmarcado por arcos de color amarillos, al pasar debajo de éstos, su fragancia la envuelve, es su aroma, el perfume de la muerte, le dan la bienvenida al mundo de la humanidad, reconoce a cada personita de esas fotografías -tiene memoria de elefante- brotan lágrimas de sus cuencas coquetas al tocar el papel picado, le recuerdan las manos y creatividad de su papá, detiene su andar, guarda silencio en su memoria mientras observa jugar a la bola de infancia etérea.

El calor de las velas abriga sus memorias e iluminan su sonrisa que la caracteriza, sus manos de color pavón danzan en medio de la niebla que produce el copal, su efluvio la acurruca por esa noche.

Al día siguiente, la despierta el murmullo de las **ánimas adultas, quienes le ofrecen un vaso de agua, pero ella les pide un jarrito con chocolate amargo mezclado con café bien cargado y piquete, la catrina saborea la bebida de los dioses, le encanta ver comer mole, arroz y pan de muerto, cada alma se deleita con su comida y bebida favorita, para todas hay postre de calaveras de azúcar, amaranto y, por su puesto, de chocolate.

Este día es un festín para la garbancera y sus espíritus invitados, bailan, cantan y enloquecen por volver a estar con su familia, mañana desandarán el camino amarillo de la flor de muerto que las regresará al descanso eterno.

La calaca tilica y flaca se acerca al copal, a la flor de cempoalxóchitl, respira lenta y profundamente, quiere meter esos aromas hasta el tuétano de sus huesos, gotas de lluvia resbalan por sus pómulos salientes al escuchar su canción favorita en zapoteco, la llorona, interpretada por su adorada Susana Harp, hueso a hueso se va desguanzando, en pocos minutos pasa su muerte-vida delante de ella, finalmente ríe hasta morir….

Antes de la media noche, encontraron la servilleta con las indicaciones para llegar al bajío mexicano -se escuchó un ¡ah! por los presentes reconocen el dolor de morir lejos de casa– por el anverso encuentran el epitafio que ella misma se escribió:

Esta chula huesuda vivió apasionadamente cada instante,

mi belleza efímera evoca el amor de cada alma que he abrazado,

marca el inicio del regreso a casa, del regreso a Lo Nuestro1.

La celebración de Día de Muertos desde el 2003 la UNESCO la considera como Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad.

José Guadalupe Posada fue el autor de la conocida Catrina, gracias a su creación este día tan especial cuenta con un personaje representativo y peculiar.

1 Nestine, de origen zapoteco, significa “lo nuestro”

*Titipuchal. Significa mucho, un montón.

**Ánimas. Significa almas de los muertos.

Como cuidar tu idioma extranjero

Todos los que aprendemos un idioma nuevo tenemos la preocupación de perfeccionarlo. Pero ¿qué pasa cuando no estamos en el país o en el contexto donde se habla ?

Un aprendizaje que no es utilizado, puede perder su efectividad. Podemos perder poco a poco el vocabulario y si nos habíamos quedado en un nivel intermedio o elemental, es posible también olvidar las reglas gramaticales.

¿Cómo cuido mi (o mis) idiomas extranjeros? A continuación te damos algunos consejos para que mantengas tu conocimiento en forma.

1) Aprende mientras aprendes

Busca actividades que te atraigan y aprende algo nuevo en el idioma que deseas mejorar. Creeme, la atención que pondrás para aprender el tema que estás estudiando te hará que tus obstáculos en el idioma pasen a segundo plano. Este es uno de mis tips favoritos porque aprendemos y perfeccionamos nuestro idioma sin darnos cuenta. De este modo estás obligado a utilizarlo, y una de las ventajas más grandes de esto es que pondrás el idioma en un contexto específico, así puedes aprender un vocabulario enfocado a la actividad que practicas.

2) ¡Compra libros muchos libros!

Los libros son maravillosos, y la variedad de estilos y temas que puedes encontrar en el idioma que aprendiste puede sorprenderte. Puedes adquirir desde un libro bonito para niños con un vocabulario elemental, hasta libros de especialidades técnicas que te pueden servir en un nivel avanzado. Leer un libro que ya has leido ya en tu idioma es una manera ligera de empezar a calentar motores. Por supuesto que mucho mejor es hacerse del hábito (y reto) de leer un nuevo libro en un idioma extranjero. Otra de las grandes ventajas que te dará leer en otro idioma, es que podrás leer la versión original de tu libro favorito. Todos tenemos algún escritor extranjero que es nuestro ídolo, ahora podrás conocerlo “en la intimidad de sus palabras” en su idioma materno.

3) Tu vocabulario aumenta junto con tu círculo social

Nada como conocer personas que puedan abrirte al mundo de su cultura. Puedes entrar a grupos, clubes o actividades donde frecuenten las personas que hablan ese idioma. Puedes entrar a grupos de redes sociales, reunirte con vecinos o personas cercanas a tu domicilio que lo hablan, buscar foros en internet, participar en actividades culturales presenciales o en línea. Organizar un chat de Whats App para personas que como tú quieren practicar . Otra gran ventaja de esto es hacer nuevos amigos con los que puedas reunirte y conversar de manera más casual y viva, aprenderás cosas que en el aula es a veces imposible, como lo son el lenguaje coloquial, los dichos populares y los regionalismos por ejemplo.

4) Cuida tu idioma materno

Cuidar tu idioma materno te ayuda a manterner el equilibrio con los idiomas que aprendes. Cuida tu ortografía no solo al escribir correos o documentos oficiales, cuídala siempre al mandar mensajes de texto, al postear en tus redes sociales. Si te haces consciente de los elementos que deben cuidarse al redactar y expresar una idea en tu idioma, será más fácil expresarte en un idioma aprendido. Abre la curiosidad a las nuevas formas de decir las cosas que las lenguas extranjeras van a ofrecerte.

Si estás en un curso de idiomas lo mejor es estar consciente de los elementos gramaticales, así no tendrás que usar tiempo de tus clases para preguntar cosas que pueden ser comunes en todos los idiomas como identificar un adjetivo de un sustantivo por ejemplo. Las horas de clase se vuelven más efectivas y tú un(a) mejor alumno(a).

5) Navegar en Internet con diferentes barcos

En efecto, desde que aprendiste una nueva lengua te abriste un mundo nuevo. Las posibilidades de encontrar información a la que no tenías acceso en tu idioma se abren. Entonces ¿por qué no ir a la aventura y encontrar cosas nuevas?

Aprender más sobre la cultura de un país o región, puntos de vista políticos vistos directamente desde los hablantes, biografías de personajes que no sabías que existían, datos curiosos e interesantes que solo las personas de una región conocen.

Esperamos que con estos consejos puedas sentirte cada vez más motivado(a) incluso a aprender un tercer o cuarto idioma.

España en el cine: El Hoyo

Una película en particular ha puesto a España en el mundo, gracias a la proyección de la plataforma de contenido digital de series y películas más famosa del mundo actualmente: Netflix. Y no es para menos.

El Hoyo”, dirigida por Galder Gaztelu-Urrutia​ y protagonizada por Iván MassaguéAntonia San JuanZorion EguileorEmilio Buale y Alexandra Masangkay, nos narra la historia de Goreng como una especie de nuevo quijote en un tema muy recurrido pero con una nueva interpretación de un argumento ya visto en trabajos como “Parásitos” de 2019 que recién ha ganado un Oscar en esta última entrega o “Rompenieves” (El Expreso del Miedo) de 2013 o incluso como “El Cubo” de 1997. Sin embargo, en “El Hoyo” podemos observar una experiencia metafórica de la lucha de clases a la que se somete el individuo en la sociedad por fuerza o por elección y cómo éste busca salir topándose con los impedimentos y abusos que otorga el poder a los de arriba. Galder nos introduce su visión de a este mundo como una prisión cruel y despiadada, retomando la construcción del infierno por niveles que nos retrata Dante en su “Divina Comedia “. Sin olvidar la referencia al mito de Pandora cuando ella encuentra al fondo de su caja a la esperanza, después de conocer y liberar todos los males del mundo.

Con esta crítica social dura y puntual, el director nos habla de la Administración como la fuerza regidora en El Hoyo, la que termina por aplastar a quienes no han logrado obtener el “título homologado” que como en nuestra percepción, será lo que pudiera ayudarnos a salir de éste. En su viaje hacia las distintas etapas de su lucha, el protagonista conoce al profeta, que casi siempre se ubica como un personaje que ha trascendido más allá de lo establecido institucionalmente para ayudar en el viaje del protagonista. No falta tampoco el personaje que representa la buena voluntad de las instituciones de ayuda social que terminan dando malos resultados sin imaginar la condena que su desempeño puede generar haciendo más daño que beneficio, al político corruto que promete sin cumplir. Siempre acechados por el fantasma del hambre y la decrepitud que todo el tiempo tratamos de sopesar, Goren es la encarnación de la lucha de la razón humana y el alma del hombre atormentado por lo que ve y sufre al enfrentarse contra los males que se esconden en el camino de la vida y que El Hoyo nos retrata desnudos, tanto literal como metafóricamente.

Finalmente, es posible decir que una película que ha estado en boca de todos en esta temporada, generando críticas tanto negativas como positivas, no puede negársele el mérito de proyectarse a nivel mundial con su propuesta.

EN LA MIRADA DE TESTINO

Era 1997 y la Princesa Diana de Gales, animada por sus hijos a vender algunos de sus vestidos para reunir fondos para sus actividades altruistas, contactó al talentoso fotógrafo de moda Mario Testino ,para que la retratarla en una sesión fotográfica que definió toda una era tanto para Lady Di como para Mario Testino. Esa sesión fue definitiva en su carrera pues le hizo llamar la atención de la Princesa Diana de Gales algunos años después, que permitieron abrirle las puertas para retratar a otros miembros de la realeza de distintas casas del mundo. La princesa moriría unos meses después de la sesión en un accidente en París.

De origen peruano, Mario Eduardo Testino Silva es una de las más grandes figuras de la fotografía de moda en el mundo, pero también lo es para la apreciación artística.

El mencionar su nombre atado a la consigna de su origen, le hace sentir que engrandece a Perú junto con él.

Nace en 1954 en Lima, y de acuerdo a sus propias palabras, el ímpetu para salir de su país fue “el clima conservador de Perú”. Pero antes de mudarse a Londres en 1976, estudió las carreras de Economía, Derecho y Relaciones internacionales. Aunque su pasión estaba en la fotografía tal y como lo averiguaría en Londres; y para convertirla en su modo de vida tuvo que pasar por situaciones difíciles. Consiguió una habitación para vivir en un hospital abandonado y vendía paquetes de portafolios fotográficos a las incipientes modelos de Reino Unido, que les incluía peinado y maquillaje.

Después de una larga travesía como mesero, y siendo un fotógrafo incipiente con una cabellera teñida de rosa, logra su primer éxito importante en 1983, cuando su trabajo aparece en la revista Vogue ese año.

Para el, la fotografía de moda le pertenece al fotógrafo cuando captura la expresión que busca generar. Baila, ríe, hace bromas, y en general se deja ser tal cual es para capturar la esencia de un momento natural. No sin antes haber trabajado tanto tiempo como le requiera atrapar la luz que se refleja de la personalidad que fotografía, siempre teniendo listas las condiciones de la necesaria perfección, porque eso es Mario Testino: un perfeccionista.

Por su lente han sido capturadas las sonrisas de la realeza británica. Pero también las grandes estrellas de todos los ámbitos posibles. Actores, cantantes, modelos y personas de la alta sociedad de todos los países. Pero fue en una sesión con Madonna en 1995, en la que la cantante fue inmortalizada por la lente de Testino usando la Tiara Versace.

El trabajo de Mario Testino no sólo lo convirtió en un defensor de las artes en el mundo de la moda. Como lo dijo en una entrevista alguna vez: “la moda es la expresión más básica del arte. Es el modo más sencillo que tenemos todos los días para expresarnos y decirle al mundo, quienes somos y como nos sentimos al elegir que nos vamos a poner para salir o para estar en casa”. Y es que aun cuando nos encontramos totalmente solos, nos hablamos a nosotros mismos a través de lo que hemos elegido usar. No en vano recibió distinciones más allá de todos los premios que puede otorgar el mundo de la moda, sino que también varios gobiernos le han reconocido como en 2007 con la Gran Cruz de la Orden al Mérito de Lima y la medalla Tiradentes de Rio de Janeiro en 2007, la Gran Cruz de la Orden al Mérito por Servicios Distinguidos de Perú en 2010, la medalla de Oro del Instituto español Reina Sofía en 2011, la Orden del Imperio Británico en 2013 o la Orden de la Legión de Honor de Francia en 2017 entre varías más.

 

No es para menos. Su aportación a la filantropía y al arte le llevaron a fundar el museo MATE en Lima, donde además de impulsar el talento adolescente para la fotografía con talleres que se conectan con la fundación Delfina en Londres, se han establecido exposiciones permanentes y talleres de los que han emergido nuevos talentos fotográficos muy importantes. Con más de 15 libros publicados en su haber y el calendario Pirelli de 2001, Mario Testino también es el presidente del Fondo mundial de Monumentos en Perú. Además de haber iniciado la creación de los Parques Teresita (nombrados en honor a su madre Teresa Silva) que inició como un proyecto de la mano de la modelo rusa Natalia Vodianova, con quien colaboró en varias ocasiones para recaudar fondos para su fundación Naked Heart que ayuda a niños de escasos recursos.

Recientemente, con motivo de los feroces incendios que devastaron Australia, Testino realizo un proyecto que buscaba recabar fondos para ayudar mediante la donación de su trabajo en edición limitada, en apoyo de las organizaciones que lucharon por salvar de la destrucción que tuvo lugar a inicios de este año.

Actualmente Testino se encuentra en Perú, trabajando en el aislamiento de la cuarentena por COVID19, en contacto con su equipo MarioTestino+, el cual enlaza oficinas en distintas partes del mundo para continuar con su trabajo artístico, siguiendo la directriz que lo caracteriza en las enseñanzas del los talleres que se dan en el MATE: trabajo duro, perfectible y sobre todo natural para expresar al mundo la belleza del arte.

Entrevista al artista plástico Raúl López García

En Hola siempre estamos interesados en la cultura y el arte.  En esta ocasión les presentamos una entrevista con Raúl López García, artista mexicano radicado en Suiza. Su obra es una preocupación constante por el mundo y el camino que como civilización hemos trazado.

Nacido en la Ciudad de México y formado como diseñador y artista, que se caracteriza por su nomadismo y las constantes referencias hacia lo ancestral, el arte rupestre, las cavernas.

Hola – Raúl, muchas gracias por la oportunidad que nos das de saber más sobre tu obra, cuéntanos ¿cómo describes tu lenguaje visual?

RL – Es muy difícil de responderlo, ya que tiende uno a reducir algo que meramente es mas complejo en su esencia y su forma. No obstante me atrevería a describirlo como una fusión de varios lenguajes modificables e influenciados por mis experiencias personales y visuales que van entre abstracción y figuración. Mi interés visual estético ha sido siempre encontrar una interpretación simbólica de lo que me ocupa en su momento, por lo que ha sido un lenguaje mutante en el que utilizo elementos gráficos y plásticos intercambiables.

Hola – ¿Cuáles son tus palabras (en español) favoritas para describir tu obra? ¿Consideras que hay palabras en otros idiomas que se han vuelto importantes para ti, para describirte?

RL – Un buen amigo mío y maestro suele decir que el „arte no persigue la obra sino la libertad”. Yo me identifico mucho con ese pensamiento y por ende con ese término, que por cierto se traduce muy bien en cualquier idioma. Así que la descripción de mi obra tendría que llevar una connotación con ese término pues el placer que disfruto al crear algo es el encuentro con mi propia libertad.

Hola –  Hablemos sobre el nomadismo, ese concepto parece de gran importancia en tu obra y en tu vida. Has vivido en diferentes ciudades del mundo y te mueves en diferentes medios y soportes ¿es tu nomadismo algo global para ti? ¿envuelve tus temas, tus técnicas tanto como tu sitio de residencia?

RL – Es verdad, es algo muy central lo que mencionas, la vida no podría imaginarme de otra manera. El cambio, el movimiento, el nomadismo todo eso significa para mi renacer con una nueva oportunidad de descubrirme, de explorar, de experimentar y conocerme mejor. No es algo que me haya propuesto hacer, creo que una vez que has vencido el miedo de caminar solo se convierte en una necesidad y en un estilo de vida que por consiguiente lo reflejas en lo que haces.

Hola – Siguiendo un poco con lo anterior ¿podrías contarnos qué ha sido lo que más atesoras de cada lugar en donde has vivido?

RL – Cada sitio lo he experimentado muy diferente, lo cual no significa mejor o peor, sino que ha dependido de mi actitud, madurez, necesidades e intereses en diferentes épocas de mi vida. Sin embargo lo común entre todas ellas ha sido no solamente el profundo aprendizaje cultural, histórico y artístico que forman parte de mi vida profesional, sino sobre todo los innumerables encuentros, las amistades, los valores humanos y sociales que he podido llevarme conmigo.

Hola – Cambiando un poco de tema y entrando en el fenómeno global que estamos viviendo. Muchos países están ahora en cuarentena, hay una pausa involuntaria en el mundo y ayer fue el Día de la Tierra, ¿cuál piensas que es el papel que la humanidad en el planeta?

RL – Desafortunadamente somos culpables indirectamente de tantas destrucciones naturales. Nuestro estilo de vida lo hemos dejado en las manos de la tecnología, por comodidad y confort. Lamentablemente no nos preocupó conocer el precio de todo ello. Ahora es cuando tenemos que confrontarlo y sobre todo las próximas generaciones serán las que tengan que luchar para reparar todo lo que hemos destruido en tan solo medio siglo.

Hola – ¿Cuál crees tú que puede ser la aportación de los artistas en este momento?

RL – El enriquecimiento en la vida diaria, en el espíritu de la gente y las naciones ha sido siempre la gran aportación del arte y sus artistas. La voz crítica del artista siempre ha sido y seguirá siendo escuchada por aquellos que les quieran prestar atención. Creo que es ahora el momento de confrontar a gobernantes y autoridades con su ceguera y mostrarles que tienen que aprender a mirar y reconocer a los protagonistas importantes de nuestra sociedad y reflexionar sobre un nuevo orden social equitativo, ético y justamente recompensado.

Hola – ¿Cuál de tus obras es la que podría ser ahora la más pertinente para reflexionar sobre este momento histórico?

RL – Hace algunos años inicié una serie llamada „Mort Subite” la cual es muy ilustrativa y directa sobre nuestro comportamiento con la vida, su explotación y deterioro. Desde mi percepción (desafortunadamente) la gran parte de estas piezas reflejan mucho nuestra actitud.

Hola – ¿Podrías contarnos sobre los artistas que admiras? ¿quién o quiénes son tus grandes maestros?

RL – Serían muchos los que tendría que nombrar a través de la historia. Recuerda que mis fuentes de inspiración son desde las (pre)históricas, arqueológicas hasta las contemporáneas. Así mismo existen numerosos artistas anónimos o poco conocidos que admiro y fluyen en ocasiones inconscientemente pero están ahí siempre presentes. Creo que tanto artistas mexicanos, alemanes, italianos, austriacos y hasta suizos los veo o he visto reflejados en ocasiones en mi trabajo. No obstante y en definitiva es el arte español el que mas he admirado.

Muchas gracias por abrirnos tu espacio para hablar de tu obra, por darnos la oportunidad de conocerte. Te deseamos mucho éxito en tus futuros proyectos.

Nuestra recomendación literaria: La puerta que se cierra. Y entrevista con su autor Mirco Ferri.

En esta ocasión queremos recomendar un libro excelente y contamos con la fortuna de poder entrevistar a su autor, Mirco Ferri. Nacido en Caracas en 1960, hijo de migrantes italianos que parten de Verona a Caracas para asegurarse una mejor vida en el idílico país sudamericano. En su libro La puerta que se abre, nos permite conocer un anecdotario autobiográfico que se fragmenta en personajes, lugares, recuerdos y escenarios políticos, culturales y generacionales que nos permite asomarnos a la época de postguerra en Europa y su conexión con Venezuela, lugar en el que nace y finalmente desarrolla su doble pertenencia cultural.

Hola – Mirco muchas gracias por su tiempo para conversar con nosotros sobre su libro.
Algo que quiero destacar de él es la belleza con la que nos permite tener acceso a las memorias de un Mirco niño que va desarrollando su identidad en su país natal Venezuela, a la vez que lleva en sus genes a la Italia de la postguerra.

Hola – ¿Cómo decide que debe escribir este libro? ¿cómo nace la idea?

MF – El fenómeno de las migraciones es un asunto que me apasiona, por razones obvias, ya que soy hijo de inmigrantes; por lo tanto, siempre estuvo en el tintero, a la espera del momento adecuado para salir. Ese momento llegó cuando mis dos hijas se convirtieron en migrantes, y mi esposa y yo
quedamos solos en una casa demasiado grande para una pareja. Allí fue que terminé de madurar la idea central del libro.

Hola – ¿Es la migración el tema central del libro y el escenario autobiográfico un medio para hablar de ello, o es todo lo contrario?

MF – Nunca me lo había preguntado, pero creo que es el primer escenario. En el fondo, quiero hablar sobre el fenómeno migratorio, y para ello me apoyo sobre mis experiencias y recuerdos.

Hola – ¿Como ocurre este proceso de investigar en si mismo y en los amigos y conocidos de infancia para reunir y amalgamar las historias?

MF – En primera instancia, mi fuente principal de información fue mi propia memoria. Pasé horas y horas escarbando en ella, tratando de extraer información relevante para lo que quería escribir. Luego estaba elmaterial documental: cartas, pasaportes, documentos legales varios, y varios centenares de fotografías que, como en casi todas las familias, sean o no migrantes, se van acumulando con el paso del tiempo. Pasé una importante cantidad de horas recopilando, analizando y clasificando ese material. Después, me apoyé en mi hermana, que vivió la migración en primera persona pues ella había nacido en Italia y vino a Venezuela con apenas cuatro años de edad; sus recuerdos del viaje en barco y de sus primeros años en Caracas están recogidos en el libro. Por último, para rellenar algunas partes de la historia, pude recurrir a los últimos protagonistas que quedan con vida, quienes me aportaron datos muy importantes, que desconocía.

Hola – ¿Opina usted que la memoria propia y la colectiva se mueven entre la ficción y la realidad? ¿qué tan importante se hizo para usted la verosimilitud de los datos?

MF – Es estrictamente así como lo pregunta. Si quisiera computar la proporción entre realidad y ficción, en este libro, tal vez podría hablar de un 70-30, u 80-20 en el mejor de los casos. Dado que hablo de acontecimientos que se desarrollan en un arco de casi cien años, era imposible para mí disponer de toda la información, por lo que tuve que apelar a la imaginación para rellenar ciertos blancos que se me presentaron y necesitaba resolver para lograr la continuidad que quería para la novela. Así que, aunque procuro lograr verosimilitud, muchas veces es producto de la especulación y de mi fantasía. También ocurre que la memoria puede ser engañosa, una especie de espejo deformante, por lo que las cosas pudieron ocurrir de un modo diferente al que tengo almacenado en la mente.

Hola – ¿Estamos ante una novela con tintes autobiográficos donde la verosimilitud se vuelve tan fugaz como un sueño, como los recuerdos de los primeros años de infancia?

MF – Se pudiera decir que es así. De hecho, el prólogo del libro arranca con uno de mis primeros recuerdos, y con una fuerte carga onírica. Los recuerdos y los sueños se superponen para crear un tejido con bordes imprecisos entre la ficción y la realidad. Además, la idealización de ciertos personajes, y la degradación de otros, obedecen a factores meramente subjetivos, tal vez con pocos asideros en la realidad. En estos días conversaba con uno de los personajes que recojo en el libro, y me comentaba que algunos aspectos que narro él los recordaba de manera diferente; y me pareció totalmente lógico.
Después de todo, son cosas que pasaron hace 40 o 50 años, y es muy difícil
que todos las recordemos de la misma manera.

Incluimos en esta entrevista un texto inédito del autor para compartir con nuestros lectores. Muchas gracias Mirco Ferri por permitirnos conocer su obra. Ahora solo nos queda recomendar ampliamente este libro por demás interesante y de ágil lectura.

La generación pivote

La humanidad nunca se ha quedado quieta demasiado tiempo en un mismo lugar. Este es un hecho incontestable, y comprobable por cientos de evidencias documentales, que pueden ser rastreadas hasta los albores de la civilización. El ser humano es, por naturaleza, nómada. Ya sea por curiosidad, o por necesidad, en todos los períodos históricos se han registrado grandes movimientos de masas humanas.

El siglo XX no escapó de ese destino. Y no fue para menos: dos grandes guerras, que por la cantidad de naciones involucradas recibieron el calificativo de mundiales, provocaron grandes estampidas humanas. Sobre todo la segunda, que originó uno de los mayores movimientos migratorios conocidos, en el hemisferio occidental, tanto por magnitud como en intensidad. En unos pocos años, millones de ciudadanos europeos, en su mayoría españoles, portugueses e italianos, cambiaron su geografía por los colores del trópico, los de la pampa argentina, o cualquier otro paisaje americano. Tanto familias completas, como personas en solitario, emprendían la aventura de dejarlo todo atrás e ir en busca de lo desconocido, muchas veces sin dominar siquiera el idioma de la nación escogida para el nuevo comienzo. De todas las edades: niños, adolescentes, adultos, ancianos. Todos tenían algo en común: la desesperación de no poder satisfacer sus necesidades básicas en la propia patria, incapaz de proveerle sustento a toda la población. Algunos con profesión u oficio conocidos, tal vez la minoría. Los demás, a buscarse la vida en cualquier trabajo que les permitiera tanto su manutención personal, como la posibilidad de destinar parte de los ingresos para ayudar a quienes se habían quedado atrás.

Cada migrante tiene su propia historia, que es, a la vez, particularísima y universal. Cambian, si acaso, los pormenores, las circunstancias, las anécdotas. Pero la sustancia suele ser parecida en todas: comienzos muy difíciles, seguidos por el logro de cierta estabilidad económica, alcanzada a fuerza de sacrificios y enormes cantidades de trabajo y voluntad. En la mayoría de los casos, los migrantes constituyeron familias, ya sea con la pareja que tenían antes de emigrar, o con alguien conocido en su nuevo destino. Muchos se casaban a distancia, por procura, o como se le decía coloquialmente, por poder, con la novia que habían dejado en casa. Era una manera de agilizar los trámites para permitir la inmigración de la cónyuge, pues lo habitual era que migrara primero el hombre de la pareja, quien, una vez establecido, tenía la prerrogativa de “llamar” a su esposa. Otros venían ya estando casados, pero solos, en una suerte de avanzada como para tantear el terreno, y luego, dependiendo del éxito de su incursión, procedían a traer a la esposa a la nueva tierra.

Cualquiera que haya sido el método escogido para migrar, el clásico siguiente paso era engendrar una camada de hijos que cargarían con el sino de la binacionalidad: serían criados bajo las costumbres y usanzas de la tierra originaria de los padres, pero se enfrentarían a una realidad distinta, al momento de hacer vida social fuera del hogar. Eran la primera generación de esas familias formadas lejos de la madre patria.

Por lo general, con el afán de mantener contacto con la patria de origen, sus progenitores los inscribían en colegios particulares, en donde la enseñanza se impartía en las dos lenguas. Se establecieron numerosas instituciones que respondieron a esa necesidad. Algunas de ellas incluso ofrecían la posibilidad de matricularse bajo el régimen extranjero, ya que la intención de algunas familias era hacer algo de fortuna, y esperar a que las cosas mejoraran en el otro lado del océano para devolverse. Sin embargo, eso no fue lo más común. La mayoría de los inmigrantes se establecieron en los países de destino, integrándose en alguna medida a la sociedad aunque conservando intactas las tradiciones fundamentales, sobre todo en lo concerniente a la gastronomía, que viene siendo el principal referente cultural. Otro aspecto que trataba de mantenerse vivo era la lengua, o en todo caso el dialecto. El oído se acostumbraba desde la cuna a los sonidos propios de cada nacionalidad.

Otra manera de buscar la seguridad que proporciona el gregarismo fue la creación de centros sociales que reunían a las personas provenientes de un mismo país. En esos círculos, por lo menos en sus inicios, se escuchaba hablar en la lengua  madre (o en el dialecto) casi exclusivamente, y el acceso estaba tácitamente prohibido para los que no gozaran de la nacionalidad que correspondiera en cada caso.

Estos integrantes de la primera generación, entonces, percibían la vida a través de un cristal deformado: por un lado, en el hogar, el colegio o en el club, se sentían como en una sucursal del país de origen. Pero, cuando les tocaba pisar calle, de verdad, veían otra realidad. Y aparecía la necesidad imperiosa de integrarse a esa sociedad que en definitiva sería la que les tocaría frecuentar de por vida. Una vez alcanzado el nivel educativo universitario, ya el mundo anterior se dejaba atrás, y se entraba de lleno en la dinámica nacional, para lo cual tal vez faltaba alguna herramienta social que debía adquirirse lo más rápido posible, so pena de convertirse en un paria.

Con el tiempo, ellos formarían sus propias familias, en las cuales la traza del país de sus padres se haría cada vez más tenue, apenas un recuerdo o un reflejo en alguna costumbre que haya podido quedar viva en la cotidianidad. Todo hacía pensar que esos núcleos familiares se asentarían en los países destino de los inmigrantes, y se reproducirían vigorosamente generación tras generación.

Pero la realidad ha resultado ser distinta, en muchos casos, sobre todo en el venezolano. El deterioro de las condiciones socioeconómicas, la inseguridad, la escasez de productos de la dieta diaria, han castigado con violencia la calidad de vida. En los últimos cuatro años se está viviendo un fenómeno sin precedentes: de ser un país tradicionalmente receptor de inmigración, se ha vuelto exportador de emigrantes. Los datos más conservadores hablan de cinco millones de personas que se han ido del país. Entre ellas, muchos hijos de esa primera generación, que en un porcentaje importante hacen el viaje inverso al de sus abuelos, radicándose en la tierra que había visto partir a sus antecesores hace 60 o 70 años.

Este hecho trae como consecuencia que los miembros de la primera generación queden en una especie de limbo, tanto territorial como sentimental: nacidos en una tierra que no les hubiese correspondido naturalmente, criados bajo unas costumbres distintas a las del país natal, impelidos por la necesidad a integrarse a esa nueva sociedad, ahora se ven solos, lejanos de sus afectos principales, destinados en muchos casos a no verlos más o, a lo sumo, verlos en muy contadas ocasiones. Son como una suerte de pivote, alrededor del cual giran la generación precedente y la sucesiva. Un eslabón que quedará alejado de la cadena a la que pertenece: el eslabón perdido al otro lado del océano.