¿Bilingüismo en casa? Consejos para disfrutar en familia

Apoyarse en familia y aprender fácilmente

Nuestra pareja habla otro idioma o hemos formado una familia bilingüe, ya sea que estemos en nuestro país de origen o nos toque el papel de extranjeros, lo cierto es que es una gran aventura.

A continuación compartiremos algunos de nuestros mejores consejos que pueden ser útiles para parejas, padres e hijos que viven el bilingüismo en casa.

En pareja

Tu pareja desea aprender tu idioma, naturalmente el amor envuelve todo lo que tiene que ver contigo y se quiere adentrar en tu mundo. Esta es una excelente oportunidad para practicar juntos, pero cuidado, hay detalles en los que muchas parejas tienen problemas a la hora de “practicar”:

Habla simple: No estamos conscientes del grado de dificultad que tiene para nuestra pareja comprender la gramática o las estructuras con las que hablamos, no es lo mismo aprender de niños o escuchando en el contexto, que de pronto escuchar a alguien en otro idioma y que pretenda que entendamos todo lo que dice. La paciencia y la cordialidad son indispensables, nuestras expectativas deben ajustarse poco a poco a la facilidad que tiene el otro para entendernos.

Entrar juntos en contexto: Viajar y visitar familiares ayuda mucho a poner a nuestra pareja en contexto, pero es muy importante ayudar a que esta inmersión sea gradual, traducir o hablar otro idioma si es necesario. No decir cosas a otras personas a sabiendas que no nos entienden, o poner a la pareja en situaciones vulnerables para que “se esfuerce” solo puede hacer que pierda la motivación y relacione malas experiencias con el idioma que no conoce. Como buenos hispanohablantes, nos gustan las fiestas y la familia, nuevos amigos para conversar y aprender palabras nuevas nunca faltarán.

Aprender a hablar con tu pareja: Evita (al principio) las estructuras rebuscadas, el vocabulario complejo o especializado y los regionalismos. Empieza simple, recuerda también que los verbos en español son una de las mayores dificultades con las que se enfrenta un estudiante, si al principio hablas solo en presente, pretérito perfecto y futuro simple (yo hago / yo he hecho, / yo voy a hacer) ayudas mucho a tu pareja a identificar poco a poco los verbos.

Con los hijos

No conectar un idioma con experiencias negativas: A veces hablar la lengua materna ayuda a tener complicidad con tus hijos, pero cuidado, no uses esos momentos solo para regañar o castigar (aunque desees ser discreto), tampoco para ocultar información a otros o hablar mal de otras personas que no entienden lo que dices. Esto además de no darles un buen ejemplo, hace que ellos lo relacionen con situaciones negativas.

Hablar en tu idioma materno: Si, eres libre de hablar con tus hijos en tu idioma, es lo mejor para que ellos lo aprendan, un error común es hablarles en un idioma que no hablamos correctamente. La lectura en voz alta es una recomendación para mejorar su pronunciación a la vez que mejora el vocabulario. Si no están leyendo un texto en tu lengua materna, no dejes de consultar la pronunciación correcta para ayudarlo a perfeccionar, puedes usar un video o una app de traducción en caso de urgencia.

Promover y disfrutar la diversidad: Si tu/s hijo/a/s quieren hablar un idioma u otro en casa dales la libertad de expresarse, de adoptar el que los haga sentir bien. Sin embargo no dejes de promover el idioma que tenga menos presencia en el contexto, pueden ver programas juntos, oír música, tener un círculo de amigos o actividades que solo se desarrollen en ese idioma. El aprendizaje está siempre relacionado a nuestras experiencias, si estas son positivas mejora nuestra memoria y motivación.

Sigue estos consejos y te garantizamos que disfrutarás tu tiempo en casa y mientras aprendes.